jueves, 8 de noviembre de 2018

¿PUSIERON A PENSAR A TRUMP?






Los resultados de elecciones intermedia (Senado, Cámara y Gobernaciones) 2018 de este martes en los Estados Unidos, dejaron mal parada a las encuestadoras con sus pronósticos. Igualmente sorprendieron a Donald Trump quien en las ultimas dos semanas se involucró de lleno en la campana de su partido en Florida, entre la de otros estados. Igual lo hizo por los demócratas: Barack Obama, reapareciendo en el debate político nacional electoral.

Trump visito Florida en defensa de Ron De Santis; a quien propuso como candidato a la gobernación de dicho estado a través de un Twitter en julio. Por cierto, De Santis resulto ganador con el 49,7% frente a Andrew Gillum (49,1%). A las once de la noche, el dirigente demócrata con gallardía reconoció la derrota; a pesar de la estrechísima diferencia y la intensa campaña de descredito montada en su contra por sus adversarios.  

Una campana prácticamente mediática con muy baja intensidad y participación de calle, como de costumbre. Justo reconocimiento a los ciudadanos estadounidenses por la sabia decisión de restablecimiento del equilibrio y el contrapeso de su democracia, otorgando a los demócratas después de 8 años el control de la Cámara de Representantes, por un lado; y ratificando el dominio republicano en el Senado, por el otro.

"Ahora hay un control sobre Donald Trump, y esa es una gran noticia para Estados Unidos", dijo el líder demócrata Charles E. Schemel.

Los resultados globales fueron: 223 escaños para los demócratas y 197 para los republicanos; 23 gobernaciones para los demócratas y 26 para los republicanos.

Esta sentencia democrática obligara ahora al presidente Trump a negociar con los demócratas si quiere seguir teniendo una opción de reelección en 2020. Trump se atribuye una gran victoria por ampliar la mayoría republicana; sin embargo, ha de estar preocupado porque ya no podrá someter el congreso a su voluntad.

La baja popularidad de Trump estuvo influenciada por el peso político dado al tema migratorio; además al mensaje unificador e integrador de los demócratas, prestando mayor atención a la salud, a las oportunidades que el país debe ofrecer a todos por igual.

Por lo pronto, mucho camino queda por recorrer de aquí al 2020 de caras a las próximas elecciones presidenciales. Todo dependerá si Trump insiste en la confrontación interna con los demócratas, si insiste en el tema migratorio a quien le atribuye el socavamiento desde adentro de los intereses de los Estados Unidos. O si se pliega a la lucha de unificación e integración nacional. Los resultados también podrían variar de acuerdo como los demócratas administran la victoria y dominio en “House” y no para obstruir toda iniciativa republicana.

A pesar de su carisma y temperamento, al actual presidente Trump se le reconoce en positivo la recuperación y crecimiento de la economía como el reposicionamiento del liderazgo país en la comunidad internacional.

@renenunez51 Instagram renejesusnunezrodriguez                                         Edición 1466    elportachueloderene.blogspot.com



viernes, 2 de noviembre de 2018

Despartidización de instituciones democráticas




Las democracias sucumben cuando los ciudadanos “dejan pasar” “dejan permitir” la partidización de sus tres poderes básicos: el ejecutivo, el legislativo y el judicial. El contrapeso o equilibrio político institucional. La separación de los intereses del Estado de los de las elites y organizaciones partidistas.

Montesquieu decía “Cuando en la misma persona o en el mismo cuerpo de magistratura, la potestad legislativa y la potestad ejecutiva están reunidas, no puede haber libertad; porque se puede temer que el mismo monarca o senado pueda hacer leyes tiránicas, para ejecutarlas tiránicamente”. 

“De nuevo, no hay libertad, si la potestad de juzgar no está separada de la potestad legislativa y de la ejecutiva. Si estuviese unido a la potestad legislativa, el poder sobre la vida y la libertad de los ciudadanos sería arbitrario; debido a que el juez sería el legislador. Si se uniera a la potestad ejecutiva, el juez podría tener la fuerza de un opresor”.

“Todo estaría perdido, cuando el mismo hombre, o el mismo cuerpo, ya sea de los nobles o del pueblo, ejerza esos tres poderes: el de hacer las leyes, el de ejecutar las resoluciones públicas, y el de juzgar los crímenes o las diferencias entre los particulares”.

Una conducta societaria permisiva y torcida facilita la arrogancia de las élites formadas alrededor del poder central para convertirse en el centro decisorio de los nombres que dirigirán los poderes con miembros afines a su clase política, haciendo desaparecer la soberanía popular como en efecto les ha ocurrido a varios pueblos latinoamericanos.

La democracia pierde el control, pues vigilantes puestos por los mismos vigilantes. Por ello, ha crecido la corrupción, las injusticias sociales y humanas. Los casos denunciados terminan en los mismos tribunales que las elites de poder controlan.

Mientras los rectores de los poderes no se elijan de manera democrática y transparentes, con criterios de mérito, capacidad y experiencia probada; mientras no se aborde la despolitización de la justicia no se garantizará la soberanía popular. Los partidos políticos y los ciudadanos tienen la responsabilidad mayúscula en defensa de la separación de poderes.

En la Venezuela de hoy, no solo hay un déficit democrático sino también un fraude consumado a los ciudadanos y una perversión del estado de derecho.
@renenunez51 Instagram renejesusnunezrodriguez                                         Edición 1465    elportachueloderene.blogspot.com

lunes, 22 de octubre de 2018

¡Ya! rectificación política y ciudadana





La oposición debe dejar las “rivalidades internas” y dedicarse al entendimiento domestico por el bien ser Venezuela. Se hace impostergable, la construcción de una comunicación abierta e incluyente, donde todos los factores en desacuerdo con la estrategia política opositora sientan y asuman el compromiso democrático común.

El esfuerzo ha de comenzar reconociendo las diferencias y los fracasos que separan a unos de otros. Y la fortaleza de la lucha que los une en común como la del rescate de las libertades, el progreso y bienestar de todos los venezolanos.

En casi todos los matrimonios que terminan en divorcio, hay una grave interrupción de la comunicación, seguida de suposiciones falsas, desencuentros y, en algunos casos, una declaración de guerra abierta.

Desde hace varios años, un grupo de venezolanos de diferentes estratos sociales, sin estar involucrados en el activismo político partidista ni aspirando cargos públicos, hemos venido alertando de las consecuencias de las divisiones en la oposición. Hemos estado recomendando lo que un consejero matrimonial profesional cualquiera haría frente a un matrimonio en conflicto: hablar, discutir con respeto e intentar llegar a acuerdos primarios para seguir avanzando y procurar la solución definitiva.

Frente a la violencia como salida, seguimos apostando al dialogo, pero un dialogo que ha de comenzar desde adentro, desde la oposición misma, para poder ir al dialogo con el gobierno.

Los factores opositores deben sentarse en una misma mesa, para percibir, discutir y entender el mismo tema respetando la manera muy diferente, y el punto de vista de la otra persona. Sin temor ni ira que les impida, a cualquiera de los actores participantes, expresar sus convicciones, sus perspectivas, sus estrategias para asegurar el éxito político colectivo.

Cierto liderazgo criollo no debe seguir comportándose como si estuvieran en una guerra, donde unos no quieren nada más que deshacerse de los contrarios, sus ideas o planteamientos.

La rectificación política siempre es y será bienvenida en toda relación humana. Hay que trabajar las diferencias con quienes no se está de acuerdo. Son ustedes, dirigentes, las únicas personas que pueden identificarlas y superarlas.

Los ciudadanos no tenemos que ceder al gobierno, ni a los políticos ni a los medios de comunicación nada que no sea la de salvar a los venezolanos de la muerte de la esperanza, de la muerte de las libertades, de la muerte del futuro, de la muerte prematura de una población indefensa y desprotegida.

La unidad es posible. Los ciudadanos le corresponden clasificar y evaluar el tipo de liderazgo, identificar las fuerzas divisorias y rechazarlas. Si vamos a poner una para terminar con la división, la gente de todas las tendencias políticas tendrá que dejar de pelear entre sí y buscar la unidad, no solo un consenso que beneficie a una de las partes.

Los resentidos políticos, los extremistas pueden no estar preocupados por el bienestar del país, sino por sus intereses personales o grupales. Ante esa realidad, el poder ciudadano ha de ejercerse, para presionar a su liderazgo a asumir la viabilidad del proceso político país; pues la pobreza y la muerte de venezolanos no pueden seguir esperando más tiempo por la rectificación de sus dirigentes.
 (Edición 1463). Internacionalista. @renenunez51
Instagram renejesusnuñezrodriguez    elportachueloderene.blogspot.com 

lunes, 15 de octubre de 2018

Equilibrio político





En democracia los partidos políticos juegan un rol determinante: el relevo de los que ejercen el poder. Para ello, hay que prepararse, organizarse y no repetir las equivocaciones, desviaciones e injusticias cometidas por los que van a reemplazar. El equilibrio político.

La Venezuela de hoy, tiene una necesidad democrática ineludible e impostergable: cambiar al actual estatus quo político que nos gobiernan desde hace 20 anos. La razón muy sencilla, los resultados no se corresponden con lo prometido en 1999, la mejora sustancial de la calidad de vida integral de los venezolanos, sin distinción alguno. Mas del 80% de los venezolanos reconocen el fracaso social y daño estructural causado por ellos a las instituciones y la economía.

 Los partidos de oposición han quedado reducidos a grupos sin el apoyo necesario para ser considerados alternativas de gobierno. Algo grave y preocupante. Los seguidores perdieron la credibilidad de sus líderes hasta tal punto que las convocatorias ya no son atendidas como antes.

Se ha producido un quiebre y desequilibrio democrático, que ha facilitado al partido de gobierno apoderarse de todos los poderes, reformas y muy pronto de una nueva constitución alineada a sus intereses ideológicos, a la falta de contrapesos políticos. Un régimen que ha ido adquiriendo una autosuficiencia desmedida y sin control que lo ha llevado a incrementar los abusos y las violaciones de derechos humanos, todas muy graves. El más reciente, la detención arbitraria y muerte del concejal Femando Alban.

Esta es la situación en la que nos encontramos hoy. Con unos partidos opositores que no terminan de encontrarse, que ya no participan en elecciones, no creen en dialogo con el gobierno ni con sus similares, haciendo fácil el control absoluto de todos los espacios políticos e institucionales. Siguen insistiendo en la errada estrategia de apostar todos los huevos en una sola canasta: la comunidad internacional como opción de solución. Hasta una intervención militar han exigido, los más radicales.

El grupo Lima, el más identificado y consustanciado con el problema país, lo rechazo contundentemente hace poco. Escribiendo la columna, me entero de que España ha solicitado a la U.E cambiar sanciones por negociación con Venezuela.

Entre tanto, el desequilibrio sigue ensanchándose y los partidos por lo pronto, no se aprecian como alternativa de gobierno. Sus principales representantes siguen ocupados en luchar por separado para ostentar el poder; impidiendo nuevas ideas y estrategias unificadoras que intenten romper la barrera de la desconfianza que hay en la ciudadanía.

Es responsabilidad de los demócratas trabajar mancomunadamente por la recuperación de un nuevo equilibrio democrático, para lo cual se requiere que todas las fuerzas vivas logren unirse y renovar la esperanza con ideas creíbles y viables, con una propuesta que sea entendida por sus grandes aportaciones de progreso, desarrollo humano, solidaridad y comunidad, reconociendo las exigencias de la economía desarrollada demandante de imaginación creadora que el crecimiento desmesurado del sector público no puede aportar.

El cambio comienza por nosotros, demos el ejemplo. “La democracia puede solo sobrevivir, cuando sea entendida por los ciudadanos”, G. Sartori.

(Edición 1462). Internacionalista. @renenunez51
Instagram renejesusnuñezrodriguez    elportachueloderene.blogspot.com 

jueves, 4 de octubre de 2018

La vida de los venezolanos vale más…





En las culturas menos desarrolladas como la nuestra, la negociación para algunos políticos significa entregarse, venderse al contario y no una oportunidad de solucionar conflictos. Hay quienes creen en la violencia como la vía expedita para la solución.
En descarga en quienes no comparten la negociación, sería injusto no reconocerles la desconfianza y pérdida de credibilidad en sus liderazgos por sus conductas corrompidas. Sin embargo, hay quienes si creen y son gentes honestas, las cuales habría que hacer como sociedad un mayúsculo esfuerzo para encontrarlos y otorgarles poder y delegación para que nos representen en un proceso de dialogo nacional. Sobre todo, cuando el país atraviesa no solo por una crisis política e institucional muy grave sino por una crisis humanitaria, que no puede seguir esperando por un milagro del espíritu santo o de un organismo internacional que venga a resolver nuestro problema nacional.
Vamos a negociar. La vida de los venezolanos, su presente, su futuro vale más que cualquier otra cosa que se intente justificar. Que los conflictos son difíciles de resolver cuando hay antagonismos e intereses muy marcados y diferenciados, es verdad. Que la otra parte es la gran responsable de la tragedia nacional y no quiere nada parecido al dialogo, es verdad. Lo inaceptable es no intentarlo o provocarlo.
En el mundo civilizado, todo se negocia. Negocian los trabajadores, los profesionales, los empresarios, los comerciantes, los gremios, los estudiantes, los religiosos, los gobiernos, los políticos, las ONG, etc. etc. ¿Saben por qué? No somos seres perfectos, ni iguales. Ni nadie lo sabe todo. Tenemos pensamientos, conocimientos, intereses diversos y distintos.
Los problemas tienen opciones de soluciones y es allí cuando la política se hace presente, porque ella es negociación. Se justifica logrando objetivos en contra de la oposición e intereses de otros.
Las negociaciones pueden parecer adversas, pero el proceso no tiene que dar un ganador y un perdedor a juro. Permite abrir espacios que antes han estado cerrados como también oportunidades que no existían. Cada vez más las negociaciones enfatizan la colaboración, el consenso para asegurar que ambas partes estén entusiasmadas en la búsqueda de una solución a los conflictos.
No hay otra forma de ver la negociación como una conversación entre dos o varias personas que tienen intereses encontrados. La clave radica en el entendimiento y convencimiento de que la negociación es una colaboración, donde todos han de agregar valor, porque el problema es común y resolverlo interesa a ambas partes.
Antes de ir a ella, se ha de dar respuestas a estas preguntas: ¿cuáles son los intereses del régimen? ¿Qué es lo que realmente importa? ¿Qué crees que le importa más a la otra parte? ¿Qué se necesitas para ir a una negociación? ¿Dónde se puedes ser flexible? ¿Dónde no?
Otro tema fundamental por revisar y valorar: la relación que ha de mantenerse durante el proceso. ¿Quiénes los van a representar en la mesa de negociación?  ¿Dónde? ¿Como? ¿Cuándo han de reunirse? Una vez iniciado el proceso de negociación, todo lo que se transmita ha de ser muy serio respetando el tiempo y los intereses de la otra parte.  No solo se está negociando un trato, se está construyendo una relación. Que ha de partir del reconocimiento de que en el dialogo estarán con actores críticos, antagónicos, e intolerantes. Esto parece obvio, pero a menudo pasa por alto.
Finalmente, el proceso de negociación entre partes en conflictos, para nada es cómodo. Uno de los frecuentes errores en los pocos intentos que la oposición y el gobierno de turno se han dado para el dialogo, ha sido la premura de ambas partes de ir directamente a la fase de negociación. Sin establecerse una relación de reconocimiento y respeto mutuo. Evitar eso en el próximo intento, no como un compromiso sino como el cumplimiento de la primera etapa, la construcción de la relación.
No es fácil resolver conflictos, tampoco imposible. Un ejemplo reciente, digno de revisión y análisis de lo acá sostenido, ha sido el encuentro de los gobiernos de los dos coreas, sentados en una misma mesa construyendo una nueva relación que les permita revisar sus diferencias históricas en política exterior y lograr acuerdos para reducirlas. Estas semanas sendos gobiernos anunciaron la renuncia a las amenazas de armas. Apertura progresiva de las fronteras y sus economías. Ni Corea del Norte ha renunciado a su sistema comunista opresor y explotador; ni Corea del Sur la de su sistema capitalista y de libertades. Un avance para sus poblaciones estos primeros logros.
(Edición 1461). Internacionalista. @renenunez51
Instagram renejesusnuñezrodriguez    elportachueloderene.blogspot.com 

lunes, 17 de septiembre de 2018

¡Consejo político de sabios!







Desde que llego al poder en los hombros de la democracia, el régimen de turno no ha dejado de hacer, a lo que vinieron, al desmantelamiento de la institucionalidad democrática para imponer su sistema; cosa que han estado logrando, aunque usted no lo crea por la pasividad y comportamiento de las fuerzas políticas opositoras.

Así tomaron bajo control absoluto el poder militar, el poder judicial, el poder electoral, crearon otro poder legislativo (ANC) con plenos poderes para desactiva al legítimo, la AN. Lo mismo hicieron con las empresas del Estado y la administración pública en general, el poder electoral y el banco central.

En lo político se dedicaron con éxito a la fracturación y sectorización de la Oposición; disuadiéndola a renunciar al instrumento estratégico y determinante más importante en una democracia como lo es el voto. Con ello, no solo potenciaron la abstención sino también el descredito, la perdida de fe y credibilidad hacia su dirigencia y a las instituciones por parte de la inmensa mayoría de la población.

Son unos tipos alérgicos a las libertades, a los derechos humanos con una astucia impresionante de supervivencia. Capaces de hacer cualquier cosa con tal de preservar el poder y proteger sus inmensos negocios y fortunas. Unos especialistas del engaño y mentiras; unos auténticos encantadores de expectativas de bienestar que nunca cumplirán.

Por el lado de la Oposición, la luz no termina de aparecer y brillar para una vez por todas reconocer las fortalezas y debilidades del régimen. Han estado más preocupado cada grupo en tomar el protagonismo de la lucha de la resistencia, en vez de crear y consolidar una fuerza de coalición coherente y única para ir dando respuestas y aprovechando los espacios y las oportunidades que el autoritarismo revolucionario va dejando.

Insisto en el tema porque no es la primera vez que lo he tratado: frente a una dictadura política, se requiere como lo han requerido a la luz de la historia de la humanidad otros pueblos, de un consejo de sabios que no están pensando en poder o gobierno sino en lograr la transición de un gobierno autoritario a uno democrático funcional.

Este selecto y distinguido grupo, obraría como el órgano central de la planificación estratégica de las acciones de la Oposición y, obviamente, también como coordinador de todas las actividades de la sociedad civil y demás organizaciones y movimientos sociales que se vayan sumando a la lucha. Seria ese consejo de sabios los que decidirían, por ejemplo, si hay que salir a votar o no en la próxima convocatoria del gobierno del referendo aprobatorio de la nueva constitución socialista.

Lo que no se puede seguir haciendo es el trabajo de la Oposición de manera desorganizada, desunida y enemistada; cuyos resultados se vieron reflejados en las pasadas elecciones presidenciales y de: gobernadores, alcaldes, diputados y, seguramente se repita en las de concejales este diciembre.

Con una organización de naturaleza sabia, el financiamiento se podría lograr de la comunidad nacional en el exilio. Además, el apoyo de la internacional sería más efectiva y práctica.

Las reformas deben venir desde adentro, hechas por los mismos venezolanos con mucha seriedad, equilibrio y responsabilidad. Eso sí, recuperar la democracia es un primer paso para la normalización, el progreso y desarrollo humano-democrático. Desechando sin reserva alguna el populismo de cualquier extremo. Con un plan de la nación centrado en los ciudadanos y considerando el trabajo como el motor del desarrollo nacional con libertad plena. (Edición 1460).

Internacionalista. @renenunez51
Instagram renejesusnuñezrodriguez    elportachueloderene.blogspot.com  

martes, 11 de septiembre de 2018

Emigración con lealtad a la Patria





La emigración es un derecho natural tan importante como el de las libertades, el derecho a la vida, el de la seguridad individual y colectiva. Cuando estos derechos, el Estado o gobierno de turno no son capaces de garantizarlo a sus nacionales, cualquier ciudadano tiene la protestad humana de tomar la decisión de establecerse en un lugar distinto al de origen o en el que se había estado anteriormente.

Las primeras movilizaciones que se recuerdan en la historia de la humanidad fueron las de los pueblos nómadas, huyendo de los lugares que mantenían un clima cálido debido al gran descenso de temperaturas que desencadenó la era del hielo. En esa época, también privaron necesidades de alimentación, trasladándose a aquellas áreas que les permitiera satisfacerla con la caza y pesca.

Desde entonces, los flujos migratorios en el mundo no han cesado; ya no solo por razones naturales o ambientales sino por otras, indignas, creadas por los seres humanos como las guerras, la persecución política, étnica o religiosa, la perdida de condiciones de vida a nivel de educación, trabajo, salud y seguridad.

Venezuela hasta hace más de dos décadas, fue un país muy bien visto y confiable para la emigración de otros habitantes de países vecinos y lejanos con problemas políticos, económicos y sociales muy serios; como los que hoy en día padecen los venezolanos.

Con la llegada al poder de los que hoy continúan dirigiendo los destinos de la nación en contra de la voluntad de las mayorías, la situación-país ha cambiado radicalmente; pues en los últimos anos, se ha pasado de ser un país receptor de migrantes a uno de emigración constante. Un éxodo masivo sin precedentes en la historia latinoamericana y del mundo; se estima que más de 5 millones de venezolanos habrían emigrado a otras naciones en salvaguarda de sus vidas y en la búsqueda de prosperidad, seguridad, bienestar y libertad.

No obstante, preocupa que una minoría si se quiere irresponsable, se atreven a tildar a quienes decidieron salir del país de cobardes o traidores a la patria. Permítame decirles compatriotas, injustos: quienes se fueron y los que están por irse, en su mayoría, son jóvenes talentosos, deseosos de progreso y desarrollo. Con claridad de misión y compromiso tanto con su familia como el de la patria. Un esfuerzo de sobrevivencia en un territorio ajeno a sus costumbres, a su idioma, a su cultura, donde tienen que batallar muy duro para conseguir empleo y mantener a los suyos y al resto de la familia que no pudieron acompañarlos. Venezolanos viviendo con fe en su exilio forzoso y temporal, por encima de todo con lealtad a Dios y a toda su gente que sufre y no tiene como defenderse y hacer lo mismo. Venezolanos distinguidos en el extranjero por su conocimiento y trabajo, por su constancia y superación; preparándose para el cambio cultural que se nos avecina y donde juntos habremos de encontrarnos en la construcción de la nueva Venezuela. 
(Edición 1459).Internacionalista. @renenunez51
Instagram renejesusnuñezrodriguez    elportachueloderene.blogspot.com  


jueves, 30 de agosto de 2018

Se anda por el camino equivocado…



.

Hay que llamar y ver las cosas; tal cual, como nos han venido ocurriendo a los venezolanos en estos últimos tiempos de extremado sufrimiento humano-social-país.

La verdad de las verdades, el pueblo ha sido objeto de un vil engaño. Un engaño planificado a cambio de mejorarle la realidad social y empoderarlo de poder para tomar sus propias decisiones de vida. Una ilusión que resulto un total fraude político.

Los mentores, muy bien asesorados por expertos en engaños similares, resultaron unos lobos vestidos de ovejas y ovejos. Nunca se anunciaron ni anunciaron las intenciones para atraer y atrapar a los necesitados con sus dedos desgarradores. Como en efecto ocurrió.

Como salir de esta red con una población atrapada sin salida. Es el clamor popular. Justo he de reconocer que ha faltado la luz iluminadora de razones y verdades para convertirla en poderosa fuerza capaz de levantar el disfraz del engaño, del fraude social. ¡Alerta! Los fariseos operan y se nutren en la oscuridad; a la espera de que las victimas permanezcan enredada bajo su dominio.

La luz que se necesita debe ser tan poderosa para penetrar la oscuridad y develar todas sus maquinaciones e intenciones perversas. El primer paso es reconocerlos bien, sin olvidarnos que Satanás se disfrazó como ángel de la luz. (Edición 1458).

Internacionalista. @renenunez51
Instagram renejesusnuñezrodriguez    elportachueloderene.blogspot.com  


sábado, 25 de agosto de 2018

¡Basta de país subdesarrollado!





Diría mi mamá, este país  no tiene pie ni cabeza. Con tanta riqueza material y humana de la cual como sociedad nos hemos alabado siempre, se nos ha hecho esquivo su transformación en progreso y desarrollo humano integral.
Hoy, quiero insistir de nuevo en los factores claves que necesitamos reconocer y aplicar para superar los complejos y prejuicios políticos, económicos y sociales que arrastramos desde la colonia y que nos impiden avanzar con dignidad, libertad e inteligencia por la vía correcta, decente, próspera y segura.
Sin crecimiento económico (PBI: capital y trabajo) no se puede prosperar y eso es lo que el régimen de turno de estos últimos veinte años no pareciera estar interesado en promover. Por el contrario,  insiste tercamente en tomar decisiones económicas no concertadas ni racionales menos estimulantes para faciltar la producción de bienes, alimentos y servicios en el país de la mano de un sector privado vigoroso.
El abandono de la actividad agropecuaria y la baja producción industrial en estos años ha aumentado la dependencia de la importación en un 95%. Sin una balanza comercial favorable equilibrada o con ganancias, muy difícil se podrá transitar el exigente camino del desarrollo.
La inestabilidad política por su lado conspira y empobrece aceleradamente al pueblo.  Con el alto grado de violencia, el irrespeto a las normas, la escasa transparencia y la ausencia de diálogo entre gobernantes y gobernados, hace de la convivencia social más difícil y traumática.
El índice de Desarrollo Humano (IDH) mide 3 dimensiones de la vida humana: salud, educación e ingresos. En otras palabras, la expectativa de vida al nacer, al derecho humano de tener una vida larga y saludable. Un promedio de años de escolaridad alto en los ciudadanos; reflejando la capacidad de la población de tener saberes y conocimientos amplios y efectivos. Asimismo, unos ingresos decentes pars cubrir las necesidades básicas.
Otro tema tiene que ver con la equidad social, igualdad de género y bajos niveles de pobreza. Ha de pasarse del discurso diario de promesas al de realizaciones concretas y medibles.
Si bien es cierto estos factores opacan el desarrollo país; no es menos cierto, que la corrupción sigue convirtiéndose en el elemento medular socavador de la gobernabilidad, potenciando la deprimente crisis existencial y democrática que hoy padecemos los venezolanos. (Edición 1457).

Internacionalista. @renenunez51
Instagram renejesusnuñezrodriguez    elportachueloderene.blogspot.com  


sábado, 21 de julio de 2018

¡Hora de rebelión cívica de los venezolanos “buenos”!




Los años siguen pasando y Venezuela no cambia. No se ha sabido aprovechar las ventajas comparativas: un territorio pequeño, con unos 30 millones de habitantes, con un subsuelo rico en minerales, suelos fértiles y unas condiciones geográficas y ambientales apropiadas y benignas para el aseguramiento de una planificación estratégica de desarrollo exitosa, que cualquier otro país más inteligente y consciente que el nuestro lo hubiera logrado en poco tiempo.  

Llevamos 60 años de supuesta vida democrática y la nación no ha avanzado; por el contrario, involucionó hasta tal punto que la mayoría de los venezolanos ha  empobrecido en lo político, lo económico, lo social, lo espiritual y lo familiar. Una crisis humanitaria sin precedentes, bajo el dominio autoritario de un modelo político donde la vida, el raciocinio humano, la libertad no tiene valor menos prioridad en las políticas públicas; si es que se les puede calificar como tales.

Por otro lado, seguimos teniendo gran parte de una dirigencia prejuiciada, de escasa imaginación creadora, mezquina y viciada que desgraciadamente han contribuido históricamente en ponernos como población en desventaja frente al desarrollo.  Qué no terminan de aprender de sus propios desaciertos  y fracasos, alejándonos las posibilidades del aprovechamiento de las oportunidades para los cambios estructurales necesarios de rescate de la institucionalidad y del camino que nos permita la transformación de una sociedad parasitaria y viciada a una libre, productiva, decente con calidad de vida integral. Una sociedad transformadora de bienes y servicios en progreso y desarrollo nacional.

Comencemos a rechazar o desconfiar en las personas indeseables de la política y de la gobernabilidad, que nos continúan haciendo mucho daño a nuestros proyectos de vidas. Dejemos de ser parte de esa sociedad de cómplices que ha facilitado las tropelías de los transgresores de la ley, de la moral y la ética pública.

 Una cruda realidad nacional que no se ha querido reconocer ni debatir. Esos dirigentes maulas los tenemos en el poder pero también los hay,  esperando la ocasión para asaltar el poder y repetir iniquidades públicas similares.

Para superar estas vilezas, comencemos entonces a reconocer las causas y los actores responsables de nuestra tragedia humana país. Buscando y apoyándonos en los que seguimos creyendo en valores y principios: morales éticos, espirituales, humanos y sociales. Fortalezas claves para construir la sociedad que queremos y nos merecemos; potenciando el intercambio de las mejores experiencias intelectuales, productivas, humanas y espirituales con gentes diversas que tenemos de sobra adentro como afuera. La apuesta política es a la decencia, a la excelencia educativa, a la excelencia sanitaria, a la excelencia productiva, a la seguridad y al bienestar de todos sin distingo de clase o estatus alguno.
 “El conocimiento habla, la sabiduría escucha”, Jimmy Hendrick.   (Edición 1457).

@renenunez51   Instagram renejesusnuñezrodriguez elportachueloderene.blogspot.com  Pueden oírme en “Dialéctica”, lunes a viernes, 8 a 9 am por News 105.3 FM     www.news1053fm.com




sábado, 14 de julio de 2018

Sin Derechos Humanos no hay Vida





Los derechos humanos no deberían ser materias de discusión en una sociedad que se valore como democrática y libre. Negarlos o subestimarlos, un crimen de “lesa humanidad” que bajo ninguna circunstancia o coyuntura política societaria ha de aceptarse; pues sería ir contra la propia naturaleza.

La defensa y protección de la vida ha de ser siempre una responsabilidad primaria de toda sociedad política. Cualquiera sea el color o fundamento ideológico que la fundamente. Es la responsable de establecer el imperio  del orden jurídico o de la ley como garantía humanitaria y social.

Le corresponde a ella también asegurar el ejercicio de los derechos sociales fundamentales como el derecho a constituir asociaciones, el derecho a poder comunicarse libremente, el derecho al disfrute de los frutos del trabajo personal y el poder de intercambiarlos por los frutos de otros y, desde luego, los derechos individuales.

Hay derechos que tienen que ver con el desarrollo o  perfeccionamiento de la vida: los cuales han de salvaguardarse; entre otros, el derecho al trabajo, el derecho a la educación, el derecho a la libertad personal, el derecho a la seguridad personal.

Igual los relacionados con el mantenimiento de la vida: como el derecho a la alimentación, el derecho a la salud,  el derecho a la vivienda. Derechos todos ellos que nos llevan al derecho a la vida.

El Estado democrático, la dirigencia política y los ciudadanos, son corresponsables de los esfuerzos mancomunados que siempre han de emprenderse para el aseguramiento de una calidad de vida integral, traducida en prosperidad, seguridad y bienestar individual y colectivo. Con condiciones y oportunidades iguales para todos.

¿Por qué hay tantos gobiernos que no respetan los derechos humanos? ¿Por qué hay tantos dirigentes y ciudadanos que no respetan los derechos de los demás? Preguntas sin respuestas humanas convincentes de los transgresores.

Acá en Venezuela, todos tenemos derecho a prosperar, a manifestar nuestro potencial y a cumplir la misión que nos corresponde a cada uno en este mundo. Tú tienes ese derecho, al igual que el resto.

El gobierno, la dirigencia y los ciudadanos que menosprecian, violan y pisotean los derechos de la personas,  están destruyendo el orden natural de las cosas. Por eso, estamos como estamos.

“La paz sólo puede durar cuando se respetan los derechos humanos, cuando las personas tienen qué comer y cuando los individuos y las naciones son libres.” Dalai Lama. (Edición 1455).

@renenunez51   Instagram renejesusnuñezrodriguez elportachueloderene.blogspot.com  Pueden oírme en “Dialéctica”, lunes a viernes, 8 a 9 am por News 105.3 FM     www.news1053fm.com

domingo, 8 de julio de 2018

Familia, Dios, Trabajo, Salud y Amistad





Para el disfrute de una vida al máximo en paz y con bienestar es necesario el logro de un equilibrio en: lo familiar, lo espiritual, la salud, lo social y el trabajo.

La vida es materia y energía. Cada persona la ve y la vive de una manera completamente diferente, porque las circunstancias de cada una son distintas a las de los demás. Está inspirada en sentimientos, en vencer retos, encontrar felicidad, aprender del pasado en lo que pueda ser útil para el avance, crecimiento y desarrollo humano-social.

LA FAMILIA:
El ser humano aprende a vivir en sociedad desde el núcleo familiar, ahí desarrolla procesos de identificación con sus padres y hermanos. La familia es la célula básica de la sociedad y del desarrollo social. Pues en ese núcleo, donde aprenden criterios, valores y normas de convivencia esenciales para el desarrollo y bienestar de sus propios miembros y para la construcción de una sociedad libre, de respeto, sacrificio, generosa y  solidaria. La sociedad será lo que las familias sean.

LO ESPIRITUAL:
Comparto el criterio como la conexión que hemos de tener con Dios, la naturaleza, y con la parte más profunda de nosotros mismos. Donde cuerpo,  mente y espíritu han de estar en armonía unos con otros. No podemos centrarnos en lo material y descuidar lo espiritual.

EL TRABAJO
Es el motor básico y central en la vida y desarrollo de los seres humanos. A través de él, se obtienen ingresos económicos para satisfacer las necesidades económicas y por su interrelación con otras áreas de la vida. En otras palabras, para sobrevivir. Sin renunciar, en la relación laboral, a la lucha permanente por la defensa del trabajo decente y digno (protección social, eliminación de riesgos, sueldos y salarios justos, etc.).

AMISTAD
Se dice que “El amigo es otro yo”. Dónde  uno se ve reflejado de lo que es uno. De eso se trata la verdadera amistad. Un apoyo social que contribuye a generar sentimientos de aceptación, tanto por parte de la sociedad como por parte de uno mismo. Una sociedad enriquecida de amigos es una sociedad donde se puede vivir en armonía y en paz.

SALUD
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), “la salud es un estado completo de bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades” Cuidar nuestra salud ha de ser una prioridad durante cualquier etapa de nuestra vida. Para estar sano, necesario tener una buena alimentación, realizar ejercicios de manera regular, no consumir sustancias tóxicas o adictivas como el tabaco, alcohol o cualquier tipo de droga y realizar chequeos médicos de manera regular para prevenir o controlar posibles complicaciones. Llegar a la vejez sano, un reto humano individual.

“Conocer a los demás es inteligencia; conocerse a sí mismo es la verdadera sabiduría. Dominar a otros es la fuerza; el dominio de uno mismo es verdadero poder”. Lao Tse.  (Edición 1454).

@renenunez51   Instagram renejesusnuñezrodriguez elportachueloderene.blogspot.com  Pueden oírme en “Dialéctica”, lunes a viernes, 8 a 9 am por News 105.3 FM     www.news1053fm.com

sábado, 30 de junio de 2018

¡Una Venezuela de bien común!





La confusión política-país continúa. La sociedad sigue embrollada  y fracturada en lo que se quiere y en lo que se hace para superar la deplorable e inhumana realidad nacional. Continúa encerrada en su propio laberinto debatiendo temas no trascendentales. Ignorando las causas estructurales de los problemas, sus propias contradicciones y debilidades. Ninguno de los sectores en disputa de liderazgo y poder, se atreve a romper el témpano político. Y convocar un diálogo interno sincero, patriótico, humano e inteligente en aras de construir consensos para definir el tipo de sociedad que queremos y nos merecemos. A sabiendas de que tenemos con qué y cómo hacerlo. ¿O no?

No sé qué tiempo más esperan para abrir ese debate. Eso sí. El tema: la sociedad que queremos y nos merecemos. Personalista, comunitaria y pluralista. Sobre la base de la dignidad y el derecho natural donde cada venezolano sea más independiente en el alcance de su plena libertad espiritual, económica y social.

Ello requiere de una comunicación ascendente y descendente sin complejos ni prejuicios políticos, religiosos, económicos y sociales. Facilitadora del  intercambio y la transmisión de valores y enseñanzas determinantes en el desarrollo de los ciudadanos y de todos los ciudadanos.

Abriendo la discusión del bien común pretendido. No el que algunos grupos de poder procuran hacernos creer, el  que todo se reduce a la suma de bienes individuales, a la satisfacción de necesidades económicas y sociales; no, me refiero, al bien común incluyente también de las satisfacciones espirituales: la familia, el amor, la educación en valores y la amistad.

Entendiendo a la ciudadanía como bien común, como la suma de condiciones de la vida social que permiten que las asociaciones y cada uno de sus miembros alcancen de manera más fácil e íntegra la perfección que les corresponde. En otras palabras, el logro de su propia perfección, la plenitud de las fortalezas de sus vidas.

Si todo eso se logra y lo internaliza cada una de las personas, tendríamos, no cabe duda, mayores y mejores posibilidades como sociedad de contar con dirigentes y autoridades capacitados y probos haciendo bien común. Porque estarán educados para respetar y hacer respetar los derechos fundamentales e inalienables de la persona, sus derechos humanos. Justicia y libertad.

El bien común de y para la ciudadanía. No la preeminencia del Estado sobre los ciudadanos, característica de gobiernos y ejercicios políticos totalitarios. Muchos de ellos, enemigos de los mercados, institución como el de la libertad inherente a la naturaleza humana. Quienes se han atrevido, han fracasado por ir en contra de su misma naturaleza.

Resumiendo, la sociedad que entre todos hemos de construir, es aquella garante del adiestramiento del ejercicio de la ciudadanía, de la política, de la gobernabilidad, del mercado y de las instituciones del Estado para ponerlas al servicio de la gente. (Edición 1453).

@renenunez51   Instagram renejesusnuñezrodriguez elportachueloderene.blogspot.com  Pueden oírme en “Dialéctica”, lunes a viernes, 8 a 9 am por News 105.3 FM     www.news1053fm.com