sábado, 21 de abril de 2018

PODER, SABER Y QUERER




La situación país es inquietante. Una realidad que refleja hacia donde han querido llevarnos quienes asumieron el poder en 1999 con el pretexto de hacer justicia social, una justicia social que sigue en deuda; por el contrario injusticia a todo nivel es lo que se ha propagado.

El Estado está viciado y parte de la sociedad igual contaminada. Hablan de esfuerzos en la construcción de la felicidad social sin resultados tangibles.  Confundiendo la conflictividad con una paz social de apariencia.   

Ningún gobierno o grupo político tiene más dignidad que otro. La primera condición para el cese del caos social en marcha es entender la obligación de gobernar para todos y no para un solo sector, a quienes se les exige sumisión con sacrificios humanos inaceptables desde todo punto de vista. Fidelidad incondicional a un modelo político controlador, improductivo, injusto y excluyente.

El respeto mutuo de gobernantes y gobernados ha de rescatarse como condición sine qua non para poder encontrar los espacios de convivencia social. Se hace necesaria una real participación más social y más democrática de todos los sectores. La igualdad entre ciudadanos  supone la eliminación de la discriminación ideológica para recibir los servicios públicos del Estado.

Supone también una sociedad con derecho a establecer relaciones políticas, económicas y sociales  distintas entre sus personas. De lo que se trata es de hacer una comunidad nacional cónsona y fuerte para que todos los ciudadanos puedan llevar una relación y existencia humana libre, equilibrada y justa.

Se requiere de un liderazgo con capacidad (Poder), conocimiento (Saber) y voluntad de logros (Querer)  para hacer viable la armonía, el progreso y desarrollo humano a fin de facilitar el tránsito del camino del bienestar, la seguridad y la justicia.

La Venezuela traumatizada y catastrófica de hoy, nos llama a obrar con sentido común, humano y justo; pues el futuro de las nuevas generaciones nos condenará si no actuamos de buena fe y con decencia para establecer la institucionalidad y el bien común.

El cuento revolucionario fracasó y estar por terminar.  Ignoró el humanismo social dividiendo la unidad familiar, creando antagonismos, odios y resentimientos de clases. (Edición 1443).

“Nadie puede usar la palabra progreso si no tiene un credo definido y un férreo código moral.… Porque la misma palabra "progreso" indica una dirección; y en el mismo momento en que, por poco que sea, dudamos respecto a la dirección, pasamos a dudar en el mismo grado del progreso”. Gilbert Keith Chesterton.

@renenunez51   Instagram renejesusnuñezrodriguez elportachueloderene.blogspot.com  Pueden oírme en “Dialéctica”, lunes a viernes, 8 a 9 am por News 105.3 FM     www.news1053fm.com




sábado, 14 de abril de 2018

Diálogo y reflexiones país




Voy a insistir en un tema muy trillado en los últimos años en nuestro país, me refiero el del diálogo. Un diálogo con pocos defensores y creyentes. Los tres intentos que ha habido entre el gobierno y la oposición, no han tenido éxito. Simplemente porque las partes no han tenido la voluntad y el convencimiento de sus bondades para resolver la grave crisis política país, principalmente el gobierno, como responsable directo de la tragedia económica-social-humanitaria por la terquedad ideológica de mantener un modelo político que no crea riqueza sino pobreza.

Por el lado de la oposición, la dirigencia  no termina de reflexionar en positivo ni asumir la unidad como una estrategia política de fuerza mayor para seguir avanzando en un proceso político, nada fácil pero tampoco imposible, que restaure los derechos, los deberes y las obligaciones constitucionales de la República y la gobernabilidad.

Se ha llegado a otras elecciones, las presidenciales, las más esperada y anhelada por la mayoría de los venezolanos y, de nuevo, encontramos una oposición dividida  en cuanto a la decisión de participación o no en los comicios del 20 de mayo. Unos decidieron ir, otros, la mayoría, apostaron por la abstención. Más allá de las razones válidas que cada grupo sostiene, la realidad es que una vez más al régimen se le continúa facilitando la permanencia en el poder. Justo cuando el 80% de los venezolanos no lo quieren y exigen un cambio urgente en la conducción de sus destinos.

Ante esa escenario fatalista y realista, solo nos queda como ciudadano exhortar al liderazgo alternativo, a que  a partir del 21 de mayo inicie un diálogo plural, amplio, decoroso, sincero, digno, constructivo alrededor de un solo objetivo, el de la recuperación de la institucionalidad democrática   y de la economía. Un diálogo que debe comenzar por casa para poder influir e incidir en el otro, el nacional.

Cabe recordar igualmente, las estructuras jurídicas son necesarias e indispensables; sin embargo,  no cambian a los ciudadanos sí los ciudadanos no han cambiado su forma de pensar y hacer ciudadanía.

Crear confianza ha de ser el nuevo reto político opositor. No se le puede pedir a la gente confianza si los dirigentes no inspiran confianza. Nadie da lo que no tiene. Cómo van a pedir fe a las instituciones si ustedes no creen en ellas.

Finalmente en la política, el sistema de valores es esencial para que no se convierta en politiquería, frustración y pueda ésta servir, como es su finalidad, a los ciudadanos a quienes se deben. (Edición 1442).

“El diálogo, basado en sólidas leyes morales, facilita la solución de los conflictos y favorece el respeto de la vida, de toda vida humana. Por ello, el recurso a las armas para dirimir las controversias representa siempre una derrota de la razón y de la humanidad.”  Juan Pablo II.

@renenunez51   Instragram  renejesusnuñezrodriguez
elportachueloderene.blogspot.com  Pueden oírme en “Dialéctica”, lunes a viernes, 8 a 9 am por News 105.3 FM     www.news1053fm.com




sábado, 7 de abril de 2018

Cumbre de las Américas




Este 13 y 14 de este mes se estará desarrollando en Lima, Perú, la VIII Cumbre de las Américas. La primera se hizo en Miami del 9 al 11 de diciembre de 1994, con el objetivo de integrar a todos los países del continente, con excepción de Cuba por el régimen anti democrático castrista.

Un foro donde participan  jefes de gobiernos de los Estados americanos para tratar temas diplomáticos y comerciales de importancia a nivel de la región. Desde sus inicios, George Bush padre y luego Bill Clinton como respuesta al proceso de unificación de Europa (UE), fueron los impulsores de la iniciativa de creación de una área de libre comercio de las Américas (ALCA).

El ALCA, debió haber entrado en vigor en el mes de enero de 2005, pero no consiguió el consenso necesario en la IV Cumbre de Mar de la Plata en Argentina.  Un grupo liderado por Néstor Kirchner, Lula Da Silva, Evo Morales, y Hugo Chávez Frías, enarbolando las banderas de la antiglobalización, el adefesio ideológico,  hoy fracasado, “Socialismo del Siglo XXI”; además de la influyente y poderosa chequera petrolera venezolana, se conjugaron para boicotear e impedir  la firma del acuerdo del ALCA. Con la frase de Chávez  “ALCA, al carajo…” quedó enterrado todo el esfuerzo de este proyecto; tema que desapareció posteriormente de la agenda política regional.

A partir de ese fracaso, Estados Unidos reorientó el tema y comenzó a firmar acuerdos de Libre Comercio con países voluntarios e interesados en la relación comercial bilateral como fueron: Canadá, México, Chile, Panamá, Colombia y Perú. ¿Causalidad o casualidad? lo cierto es que los países latinos que lo suscribieron han venido los últimos años mejorando sostenidamente en positivo el producto interno bruto  (+PIB) y controlando los desequilibrios económicos. Venezuela, por su lado, optó el camino de las alianzas con los países del ALBA y, el del “trueque”  con países de otros continentes.  Los resultados económicos, sociales y productivos no solo están en rojo sino que han producido una crisis humanitaria de proporciones incuantificable, jamás conocida en toda la historia republicana y en la del mundo de hoy.

Para la Cumbre del fin de semana de Lima, el gobierno de Venezuela no fue  invitado; y por los que se ha ventilado en los corrillos de la diplomacia latinoamericana, uno de los temas prioritarios será nuestro país por la precariedad del sistema democrático, la crisis humanitaria y las reiteradas violaciones de derechos políticos y humanos.

Ironía de la vida, hace 13 años, el gobierno venezolano era todo aplauso y solidaridad continental; hoy ni invitado ha sido y sin apoyo de gobiernos de los que hasta hace poco eran sus aliados incondicionales en Unasur y Mercosur. (Edición 1441).

“En un mundo de libre comercio y democracia, no hay incentivo para la guerra y la conquista.” Ludwig Heinrich Edler Von Mises.

@renenunez51   Instragram  renejesusnuñezrodriguez
elportachueloderene.blogspot.com  Pueden oírme en “Dialéctica”, lunes a viernes, 8 a 9 am por News 105.3 FM     www.news1053fm.com

sábado, 31 de marzo de 2018

Una cruz pesada de vida…




En el debate político país diario suele afirmarse que se lucha por una Venezuela mejor con bienestar, seguridad y justicia de todos y para todos. Empero, cuando se analizan y revisan comportamientos y acciones de la mayoría de los actores protagonistas, la proliferada y conjurada unidad nacional brilla por su ausencia.

En las sociedades desarrolladas, los símbolos, los valores, la constitución nunca está en discusión  en la diatriba cotidiana; por el contrario, representan las fortalezas que les da sentido de  identidad y pertenencia patriótica a sus nacionales. Las distas se manifiestan en los enfoques y las visiones que puedan tener grupos disimiles en cuanto al ofrecimiento de una mayor  sostenibilidad de progreso y desarrollo humano integral. El plan maestro de su futuro no se ve afectado por la controversia electoral ni por un cambio de gobierno.

En Venezuela  la realidad ha sido diferente. En campañas electorales, las promesas de “futuro edén” sobran. Solo que cuando se alcanza el poder: el gobierno de turno termina implantando un plan de la nación distinto y no hay continuidad administrativa. Confundiéndose por lo general intereses personal y partidista con los de la república.  Los venezolanos  vivimos aterrorizados del presente país, plagado de males morales, éticos y violaciones reiteradas de derechos humanos básicos (libertad, derecho a la vida, seguridad integral). Los poderes públicos existen pero con ejercicio sesgado, ideologizado,  sumiso y des conceptualizado desde el punto de vista ético público.

Las malas y perversas ejecutorias públicas vienen empobreciendo brutalmente a todos los niveles sociales como secuela del desempleo, la hiperinflación,  la constante desvalorización de la moneda. De la noche a la mañana hemos pasado de ser una sociedad receptora de migraciones de varios pueblos del mundo; a una donde nuestros hijos, nuestras hijas, acompañados de nietos y nietas, huyen despavoridos de un régimen que no les ofrece ni garantiza condiciones de vida familiar dignas, humanas, justas de crecimiento y desarrollo familiar.

Llevamos en nuestros hombros una pesada cruz, la cual, solo bajo la fe en nuestro Supremo Creador de vida de bien humano: Jesucristo, podemos quitárnosla de encima con esfuerzos, sacrificios y conciencia. Caminemos juntos  al encuentro de la resurrección de toda una población que no se merece el despiadado engaño y castigo del cual  ha sido objeto en estos tiempos tétricos. (Edición 1440).

“Ser cristiano es ser testigo de la resurrección de Jesús, y significa también superar la pobreza, que es muerte, algo inhumano, contrario a la voluntad de Dios. Si la pobreza es contraria a la voluntad de vida de Dios, luchar contra la pobreza es una forma de decirle sí al reino de Dios.” Gustavo Gutiérrez M.
@renenunez51   Instragram  renejesusnuñezrodriguez
elportachueloderene.blogspot.com  Pueden oírme en “Dialéctica”, lunes a viernes, 8 a 9 am por News 105.3 FM     www.news1053fm.com

sábado, 24 de marzo de 2018

¿Guayana, una oportunidad de negocios?


        
Desde hace dos semanas acompañamos la iniciativa de crear un espacio para el encuentro de ideas y propuestas viables y atractivas de negocios que estimulen la participación de inversionistas nacionales e internacionales en la región de Guayana. Obviamente, incluyendo al sector público a través de las autoridades regional y municipales. El encuentro empresarial y comercial lo organizan la Cámara de Comercio de San Félix y Nueva Prensa.
Se parte de dos premisas muy claras y diferenciadas, la primera: el reconocimiento de una situación económica, donde no cabe duda, la producción nacional y regional ha mermado considerablemente por las políticas económicas públicas del gobierno afectando al sector privado. Los controles de precios por debajo de los costos de producción; aunado a un control de cambio que estimula la importación en detrimento de la industria y comercio nacional, han afectado sustancialmente al proceso económico con consecuencias sociales nefastas a la población.
La segunda, el Estado Bolívar, continúa ofreciendo potencialidades de crecimiento y desarrollo productivo industrial y comercial por las reservas mineras, hídricas y agropecuarias que tiene de sobra. Además de las condiciones naturales apropiadas para el desarrollo del turismo como otra industria cualquiera. Guayana, sigue siendo una alternativa de desarrollo económico “aguas abajo”. Pero para ello, requiere de consensos claros del gobierno y los sectores productivos para que unidos replanteen un proceso económico regional viable, con equidad social y respeto al medio ambiente. Requiere de una economía abierta al servicio de las personas que produzcan riqueza y empleos, bienes y servicios suficientes para acabar con el desabastecimiento y las desigualdades sociales. Una economía regional creadora de oportunidades y dignifique a los ciudadanos con opciones de superación. Que derrote la inflación, y mejore el poder adquisitivo de los bolivarenses.
Requiere del consentimiento y apoyo de los gobiernos estatal, estadal y municipales, trabajando y cooperando juntos para proteger e incentivar la inversión regional, nacional y extranjera productora de empleos decentes. Exigiendo al poder central seguridad económica, jurídica y personal que posibilite la repatriación de capitales y el establecimiento de nuevas industrias y comercios. Sin descartar alianzas estratégicas de producción con inversionistas.
El primer encuentro del empresariado con autoridades regionales y municipales se realizará el 27 de abril en el salón principal de Nueva Prensa. El 28 habrá una mini exposición industrial y comercial.
El reto, entonces, es la construcción de consensos para que el sector privado como el público, juntos tengan una visión compartida de desarrollo económico y social para que vivamos una Guayana de progreso con prosperidad, seguridad y bienestar. Una economía sin participación activa del sector privado, no funciona. Entenderlo es la clave.
@renenunez51                                   Instagram nuñezrodriguezrenejesus  elportachueloderene.blogspot.com (edición 1439)

sábado, 17 de marzo de 2018

Bolívar alumbró el camino, “otros” lo oscurecieron

        

Bolívar se lo propuso y lo logró. La emancipación de Venezuela frente a la Corona española. Un esfuerzo sobre humano que nunca abandonó, a pesar de la solvente posición económica familiar, los riesgos, los sacrificios y el desgaste de vida prematuro que esa gesta libertaria exigía. Una victoria labrada con mucho tesón utilizando su mejor arma: la inteligencia, al lado de un equipo de próceres patriotas igualmente valientes y capaces como él.

Ante la realidad de la Venezuela de hoy, Bolívar debe está retumbándose en el sepulcro, al ver como el país que libertó está dividido, distinto, desnaturalizado y cuasi desintegrado en lo familiar, moral e institucional.  

Una nación dividida, no puede jugar el rol que le corresponde desempeñar en lo político, en lo económico, en lo social, en lo cultural. No puede haber otro objetivo superior que no sea el de la Unidad Nacional que solo es posible a través de un  proceso de integración permanente de todos sus sectores y actores que hacen vida país. Cuando ese proceso se interrumpe, aparecen los conflictos y la crisis cuyo manejo y solución certera va a depender del funcionamiento autónomo e independiente de los poderes públicos, por un lado; y del grado de madurez y conciencia unitaria de sus líderes y ciudadanos.

Lo que se había avanzado en materias de: libertades, educación, salud, economía productiva pública y privada, seguridad ciudadana y jurídica,  sufrieron en los últimos años un “paro evolutivo”; en otras palabras, retrocedieron a niveles muy bajos que hoy en día atentan contra el objetivo superior de una sociedad civilizada que es, repito, la Unidad Nacional. Con el presente y futuro.  

Es aquí, a mi entender, el gran desafío de los venezolanos, decidir sí queremos continuar sometido y controlado por un modelo político de gobierno preocupado y ocupado solo para mantener su unidad interna para permanecer en el poder; o la de luchar mancomunadamente por la reconstrucción de una Unidad Nacional que viabilice la recuperación del cauce constitucional y el establecimiento de una gobernabilidad capaz de consensuar las políticas públicas y dirimir los conflictos de manera pacífica y civilizada.

Dicho en otros términos, un proceso de reafirmacion de valores y principios democráticos-éticos, con una visión-país, inclusiva, productor de prosperidad, seguridad y bienestar de todos los venezolanos; donde todos han de ser tratados igual ante normas y leyes como en la capacitación y el aprovechamiento de oportunidades de progreso y desarrollo humano.

No es sencillo ni fácil. Pero posible y viable. Sólo se requiere de un liderazgo solvente en lo ético-político, creyente firmemente de las libertades, de la familia, de los valores y principios, de las inversiones productivas, del trabajo decente, de la educación, de la salud y por encima de todas las cosas, creyente de Dios. Nuestro Ser Supremo.
“La conformidad es el carcelero de la libertad y el enemigo del crecimiento” John F. Kennedy, 1961.

renenunez51                                   Instagram nuñezrodriguezrenejesus  elportachueloderene.blogspot.com (edición 1438)

sábado, 10 de marzo de 2018

¿Cómo salir de la oscuridad política?


        
Un dilema que hasta ahora los políticos opositores no han podido descifrar. Los intentos han sido muchos, sin éxitos, ante un régimen que desde 1999 no ha ocultado sus pretensiones hegemónicas  y de dominio de la sociedad en todos sus ámbitos.

Hace tres años, la activa Sociedad Civil de Cachamay de Puerto Ordaz, organizó un conservatorio en el C.I.V, seccional Ciudad Guayana para tratar la situación país y visualizar opciones estratégicas de cambio. El panel  lo integraron: Lic. Ricardo Urrecheaga, Dr. Guillermo Herrera, Dra. Aiskel Andrade y este servidor. Allí cuestioné el enfoque estratégico de la MUD, destacando  una de sus debilidades, la de no terminar de reconocer la conducta política de facto del gobierno. Por otra lado, reafirmé la invitación del “Documento frente al 2016” de Ifedec, de crear un Frente Nacional con todos los sectores y fuerzas democráticas del país: universidades, centros de estudiantes, fedecámaras, aso comercio, sindicatos, iglesias, ONG, partidos políticos, y demás organizaciones privadas y colegiadas. Una fuerza inclusiva, plural y mancomunada para debatir opciones de soluciones consensuadas como salida posible al país “al revés” que tenemos.

Seguir enfrentando al régimen en su propio terreno de la provocación, el abuso y la violencia es un craso error estratégico; los resultados así lo confirman, donde la sociedad democrática pone los muertos, heridos y  presos.

Conflictos como los nuestros los ha habido en el mundo, incluyendo en Sur América, caso de Chile con Pinochet. Una dictadura de 17 años que pudo haber durado mucho más de no haberse puesto de acuerdo a tiempo las tres grandes corrientes ideológicas partidistas: social democracia, social cristianismo y socialismo; al principio se comportaron como los partidos de la MUD pero que después se dieron de cuenta de que ninguno por su lado estaba en capacidad de derrocar la dictadura chilena; por tanto, la única alternativa pacífica, democrática y viable era unirse y crear una fuerza con apoyo popular para de manera sistemática obligar al régimen pinochista a convocar un referendo, luego las elecciones, donde los factores democráticos salieron airosos. Desde entonces Chile ha sido otra, hoy uno de los países latinos con la mejor calidad de vida integral del continente.

Por eso, celebro la creación del Frente Amplio Venezuela Libre para exigir y procurar el cambio de modelo de gobierno a través del establecimiento de garantías y condiciones transparentes para la realización de unas elecciones  donde la mayoría exprese su voluntad política de cambio. El éxito dependerá de la claridad, perseverancia, constancia y unidad en el logro de los objetivos entre los cuales no debe faltar el acuerdo de gobernabilidad a corto, mediano y largo plazo de la nación; de lo contrario será otro esfuerzo en vano...

@renenunez51                               Instagram nuñezrodriguezrenejesus  elportachueloderene.blogspot.com (edición 1436)

sábado, 3 de marzo de 2018

¿La economía o la revolución?


       
Regímenes socialistas como el chino y ruso, reconocieron hace mucho tiempo la importancia y el rol protagónico productivo del capital privado en sus economías. Acá en nuestro país, la élite de socialistas y salvadores de la patria que dirigen nuestros destinos, prefieren el dominio bajo el viejo y fracasado esquema  cuasi estatista económico total.  

Desde que llegaron al poder en 1999 las decisiones políticas e ideológicas han estado siempre por encima de las económicas; lo que sin duda explica el por qué estamos como estamos como sociedad.

La economía productiva es un tema  importante y determinante en la vida individual y colectiva de las personas. Sin economía los ciudadanos ni  las sociedades podrían administrar sus ingresos y egresos, menos satisfacer sus necesidades.

La economía es una ciencia que da respuesta  a ¿Qué producir?  ¿Cómo hacerlo? ¿Cuándo hacerlo? Los resultados económicos exitosos nos demuestran  que mientras más libre,  productiva y competitiva sea, mayores serán los beneficios de precios y calidad de los productos, bienes y servicios.

De su eficacia, depende la contribución al  progreso y desarrollo de las naciones; tomando decisiones correctas y oportunas para anticipar y protegerse de los efectos de los eventuales desequilibrios cíclicos, a veces inevitables, en cualquier proceso económico.

En los últimos años las decisiones políticas han afectado estructuralmente al funcionamiento de la economía nacional hasta tal punto que hemos entrado a un 2018 bajo una espiral inflacionaria y de devaluación traumática cuya  secuela social es de total empobrecimiento a todo nivel.  

Para que tengamos una idea de la grave tragedia económica-país, hace unos días atrás el FMI publicó un informe donde afirmó categóricamente  “Venezuela se encuentra en una recesión cada vez más profunda y recordó que durante el año pasado la economía venezolana se había contraído en un 16,5 %. Además ubicaron la inflación de 2017 en 652,7 % y proyectó que en 2018 ese índice será de 2.349,3 %”.

Entretanto, la escasez de alimentos básicos y medicinas continúa y todo debido a la creciente e incontrolable caída de la producción nacional y los impedimentos para acceder a las divisas requeridas para la importación por los contados empresarios y comerciantes que aún sobreviven.

El problema económico no se soluciona con aumentos de sueldo, cesta ticket y bolsas “clap” que distribuyen de vez en cuando y no le llegan a todos y con todo lo necesario para subsistir como grupo familiar. Sin embargo, el gobierno tercamente se hace de oídos sordos y persiste seguir adelante con sus  erradas políticas económicas y de “dádivas”; las cuales dependen su financiamiento de la venta petrolera en un 92%, cuya producción también sigue en baja.

Se les olvidó a los revolucionarios si es que lo sabían  que según la teoría marxista, el sistema socialista se basa en la construcción de una sociedad sin clases donde no exista explotación ni dominación. En 18 años se ha potenciado todo lo contrario.

renenunez51                                   Instagram nuñezrodriguezrenejesus  elportachueloderene.blogspot.com (edición 1435)


sábado, 24 de febrero de 2018

¿Masificacion de la miseria?

        
El título de esta semana, un tema muy complejo, controversial y sensible, tomando en cuenta los dogmas y posturas de quienes lo han utilizado como un instrumento de justificación ideológica para ofrecer a los pueblos un  “futuro edén” que nunca llegó ni llegará por lo inviable, injusto e inhumano.

A la luz de la historia muchos pueblos cuando se dieron de cuenta del vil engaño, cambiaron de parecer y evitaron perecer en el proceso de masificacion popular de que fueron sometidos por mucho tiempo por sus regímenes autoritarios.  

La masificacion conlleva una dinámica social de despersonalización, donde el habitante deja de ser, deja de pensar y deja de hacer lo que le corresponde como ser humano libre y con raciocinio para convertirse en uno más del montón, la llamada “masa popular”. La miseria de los pueblos como pueblos.

El trato desigual, excluyente y la explotación de la dignidad humana por los sistemas de facto, hizo que muchos pueblos enajenados tomaran conciencia de su miseria y sometimiento para rebelarse y encarar una lucha en pro del logro de un derecho humano fundamental existencial como es el de la Justicia Humana, garantes de libertad, vida y seguridad.

Después del fracaso del comunismo en el siglo pasado, el concepto y lucha de la Justicia Social adquiere otra dimensión orientada a la conquista del mejoramiento y perfeccionamiento del ser humano con la facilitación y “ayuda inteligente” de un Estado, dedicado fundamentalmente a crear y garantizar capacidades y oportunidades de manera sostenible y segura, a todos por igual.

No obstante la evolución positiva y constructiva de la justicia, en el mundo todavía existen algunos rezagos ideológicos del Estado despótico, centralizado, controlador de todo y  “dadivoso. Una ayuda matizada de ideología, que se presenta como carente de sentido económico, pero que en el fondo el sacrificio y pago es la pérdida de la independencia política como la económica.  En otras palabras, la “ayuda” transformada en sujeción ciudadana, estimulada por la perversa “lucha de clases”.

El capital y el patrono, siguen siendo para ellos los culpables de la miseria de los pueblos; por tanto, ir contra ellos, una lucha de supervivencia social ineludible y necesaria para lograr la supuesta igualdad y justicia social.

En el mundo de hoy, por el contrario, la tendencia política de la justicia es la de reconocer y valorar la organización de las comunidades como fuentes de sustentación social. Una toma de conciencia clara, respetada y aceptada de sus deberes, derechos y roles de sus actores protagónicos. Donde la empresa es lo que es, el trabajador obtiene  salario, beneficios decentes y el patrono el fruto de su inversión y dirección.

Resumiendo, la equidad social es valorada como una riqueza infinita, siempre y cuando haya conciencia de respeto al derecho ajeno, la libertad, la propiedad y vida de los ciudadanos. No hay otra manera de estar hablando de paz, si la paz no es capaz de garantizar prosperidad, seguridad y bienestar de todo ciudadano y de todos los ciudadanos de un país.

renenunez51                                   Instagram nuñezrodriguezrenejesus  elportachueloderene.blogspot.com (edición 1434)


viernes, 16 de febrero de 2018

¡Qué decepción, solo era un sueño!


     
“Se vivía con fe y esperanza. Si temores ni miedos. La gente había cambiado de actitud y conducta de cara al porvenir. La cultura del facilismo, la del pesimismo y la del cobro de comisiones por el servicio público fue superada por la decencia y una nueva conciencia nacional donde los intereses colectivos estaban por encima de los particulares y grupales.

Los venezolanos entendieron al fin sus derechos, deberes y obligaciones ciudadanos con la patria. Se dieron cuenta de la importancia del voto; el cual ahora se ejercía mayoritariamente con responsabilidad para elegir a los mejores y probos a los cargos públicos.

Los malversadores de fondos de la nación casi no existían, los osados recibían la pena máxima de castigo; además se les confiscaban los bienes mal habidos. Funcionaba el estado de derecho con autonomía, equilibrio e independencia.

El parlamento entendió su razón de ser. Legislaba oportunamente para aprobar reformas y nuevas leyes necesarias para facilitar los cambios y desafíos estructurales de la política y de la economía dentro del contexto global del mundo de hoy.

Los tribunales atendían las demandas y resolvían los casos con celeridad y transparencia, garantizando por sobre todas las cosas la justicia sin distinción de clase, raza y credo.

Los valores morales y éticos, la solidaridad con la verdad, las ideas y los proyectos de bien común, caracterizaban las relaciones humanas, gremiales e institucionales. Los conflictos se dirimían en su mayoría con mucho diálogo, madurez y consenso.

La educación y la capacitación para el trabajo se convirtieron era el sostén clave de la productividad, del desarrollo de las ciencias y las nuevas tecnologías. Proliferó el trabajo decente. Las familias se reunificaron con el regreso de los que se habían ido a otros países en búsqueda de mejores condiciones y calidad de vida.

El crecimiento humano, material y espiritual era una realidad.  El ingreso per cápita estaba entre los más altos de América y del mundo; la inflación se había reducido a un dígito muy bajo, la moneda recuperó el poder adquisitivo como nunca antes.

Los servicios públicos competían con los privados en calidad y eficiencia. El orden, la disciplina y el respeto al derecho ajeno, formaba parte de una nueva cultura de vida país. Se recuperó la credibilidad y confianza en las instituciones, los líderes y los partidos.

El sacrificio, el esfuerzo, la voluntad de logros, el emprendimiento y la innovación en libertad de los venezolanos, trajo como resultado: Prosperidad, Seguridad y Bienestar social. La misión de todo Estado democrático, juicioso, inteligente y noble”...eran las cinco y media de la mañana cuando desperté y me di cuenta de que lo vivido había sido un sueño…

@renenunez51                               Instagram nuñezrodriguezrenejesus  elportachueloderene.blogspot.com (edición 1433)

sábado, 3 de febrero de 2018

Unidad Política, tarea opositora..

      
Son muchos los actores políticos opositores luchando por la recuperación de la Constitución, la Democracia y la gobernabilidad. El problema es que cada uno anda por su lado con visiones y estrategias diferentes.

Son muchas las cosas que los alejan y pocas que los acercan. Pasan los días y no terminan de reunirse y encontrarse con el objetivo superior de construir una fuerza unitaria poderosa, similar a la alcanzada para las pasadas elecciones parlamentarias de 2015, cuyo resultado victorioso y apabullante permitió ganar por mayoría calificada la Asamblea Nacional. Dos años después, todo ese esfuerzo se perdió hasta tal punto hoy la MUD, se observa  más dispersa y dividida que nunca. 

Cómo conciliar  esas contradicciones, cómo superar las diferencias, con unas mayorías pidiendo,  unas a gritos, otras en silencio “unidad, unidad, unidad...  Angustias y reclamos, no interpretadas ni asimiladas por la actual dirigencia opositora.

Si ellos, los líderes políticos alternativos, no son capaces  de reconocer, defender y salvar la Unidad Política que se reclama, terminaremos perdiendo como sociedad no solo nuestra unidad cultural y sistémica sino también los pocos espacios y derechos democráticos que aún quedan de disfrute. Dejando además, una situación favorable para la masificación  compulsiva de los agitados cantos y gritos ideológicos de la revolución en marcha.  Cuando despertemos ya se tendrá otras formas de ser, de pensar, y de vivir. Cómo les ocurrió a los cubanos.

Nadar contra la corriente de un río caudaloso es una prueba exigente, difícil y por demás riesgosa. Un nadador inteligente con necesidad de ir a la otra ribera del rio,  antes de iniciar la travesía, se prepara y calcula la fuerza de la corriente antes de emprender su nado. Cuando está listo lo hace  mirando el punto donde arribará;  consciente del peligro de la corriente que tratará de dominarlo y ahogarlo, pero también confiado de sus habilidades y destrezas para  aprovechar la vaguada y lo conduzca al sitio donde lo esperan.

De eso se trata la lucha de la resistencia democrática de la Venezuela de hoy. De hacer uso de la madurez y la inteligencia. Entender, los protagonistas de esta historia son sus líderes, sus dirigentes y no los esclavos de los acontecimientos creados a propósito por los que gobiernan, para provocarlos y desunirlos.

Estamos muy mal y vamos a peor. Ponernos  a las espaldas del mañana, del futuro, con  una población diezmada de alimentación, de medicina, de empleos, de enfermedades,  sería una irresponsabilidad política que los nietos no nos las van a  perdonar.

Sí se apela al valor de la fuerza unitaria, estoy convencido, los resortes de la emoción, de los sentimientos, volverán a unirse a la lucha de la prosperidad, seguridad y bienestar social de todos por igual.

“La felicidad no se encuentra, se consigue a base de buena voluntad y trabajo”.

@renenunez51                               Instagram nuñezrodriguezrenejesus  elportachueloderene.blogspot.com (edición 1431)


sábado, 27 de enero de 2018

Gobierno, políticos y electores

        

Cada día nuestra situación país se agrava en todos los órdenes de la sociedad. El régimen, que ya lleva casi 20 años en el poder, insiste tercamente en privilegiar los intereses de su revolución que los de la república. Intereses qué en la práctica se reducen en mantenerse en el poder sin importar el daño estructural y de empobrecimiento que viene produciendo a la institucionalidad y a la población en general.

La oposición, por su parte, se encuentra en un laberinto de contradicciones, incoherencias, equivocaciones y desaciertos; cada vez más distanciada del rol unitario y protagónico que le corresponde asumir frente a un gobierno con características claras y evidentes autoritarias; del cual, no se puede esperar bien común social y democrático.

Inexplicable, como la victoria contundente lograda por la Oposición en 2015 con ocasión de las elecciones parlamentarias (AN), se haya esfumado en menos de dos años. Justo cuando los venezolanos se encuentran sometidos a las peores condiciones económicas y sociales de toda la historia democrática.

No se necesita ser tan experimentado en esto de la política, para predecir  el comportamiento y las acciones del gobierno en materia electoral. Hace dos años, el régimen no estaba interesado en convocar elecciones menos facilitar consultas algunas, porque las perdía todas. Por eso se opuso y negó en el 2016 el referendo solicitado por la oposición y las elecciones a gobernadores que legalmente correspondían realizar. El año pasado, cambiaron de parecer y convocaron las de gobernadores y alcaldes, conscientes de la división interna de la MUD, y del uso desproporcionado, como ha sido costumbre, de los recursos humanos, financieros y mediáticos del Estado. Estratégicamente potenciaron la abstención, lo que les permitió dos grandes victorias en sendos comicios.

Para este 2018, ni cortos ni perezosos y fiados de que en la MUD se ha profundizado la desunión y división, la ANC ha adelantado la convocatoria de las elecciones presidenciales para finales de abril, fuera de lapso legal establecido y sin pertenecer la responsabilidad de hacerlo, pues es al CNE  quien le corresponde convocarlo. Para ellos, la batalla política más importante y decisiva, donde se la jugarán con todo. Tienen mucho que perder.

Este adelanto, no cabe duda, pone contra la pared a la MUD, en dos meses está obligada a resolver tres grandes y complicados escollos: el primero, tomar la decisión de participar o no. El segundo, lograr por consenso una candidatura única capaz de entusiasmar y esperanzar a los ciudadanos de que unidos y masivamente solo pueden superar al gobierno que los empobrece. Tercero, explicar claramente al electorado insatisfecho y descontento de ambos bandos, de la conveniencia ineludible  impostergable de salir a votar para acabar con la exclusión, la inflación, el desabastecimiento, la desigualdad social, los atropellos a los derechos del ciudadano, el enriquecimiento ilícito, la impunidad, y un Poder Judicial sometido al capricho de unos pocos, en perjuicio de la gran mayoría. Amanecerá y veremos.

@renenunez51                               Instagram nuñezrodriguezrenejesus  elportachueloderene.blogspot.com (edición 1430)


sábado, 20 de enero de 2018

¿Cómo se garantiza Desarrollo Humano?

       
Cuando la civilización se dio cuenta de que el ser humano no era capaz de reconocer y respetar a sus semejantes, aparece la necesidad de crear unas normas de convivencia social; incluyendo las relaciones entre pueblos o naciones.

Es en la revolución francesa cuando se abre el debate del tema de los derechos del hombre y del ciudadano. A asociarse la moral con la política. Originándose después las condiciones quimeras que hizo realidad un nuevo modelo de Estado, el de los ciudadanos, el Estado de Derecho.

Es en la tercera Asamblea General de las Naciones Unidas celebrada en París  un 10 de diciembre de 1948, cuando se produce la primera Declaración Universal de Derechos Humanos; aprobada por casi todos sus miembros (56); absteniéndose Sudáfrica, Arabia Saudita y la Unión Soviética. Desde entonces, la temática se ha convertido en una preocupación y ocupación permanente ya no solo de la ONU sino de otras organizaciones internacionales (OEA, UE y ONG). Tal vez sea una de las materias en las relaciones internacionales que más evolución y consenso político ha tenido. Muchas de las violaciones a esos derechos están tipificadas como crímenes de “lesa humanidad”. Y no prescriben.

Más que analizar esos delitos, lo que hoy  pretendo es seguir sumándome a esa lucha de concienciación  ciudadana y política de nuestro país para reducirlos y evitarlos, si cada uno cumple con el “deber ser ciudadano” “el deber ser dirigente” “el deber ser Estado democrático”.

La prioridad de un Estado Democrático y la de sus gobiernos no debe ser otra que la de garantizar progreso y desarrollo humano, a todos por igual. Bajo tres premisas, la primera: Situar a las personas en el centro del plan de desarrollo nacional; potenciándoles sus fortalezas, sus condiciones, sus posibilidades, y sus oportunidades en  libertad para vivir la vida que valoran y quieren. Con salud, educación y trabajo digno y decente.

La segunda: Reconocer al trabajo como el motor del desarrollo para la creación de no solo riquezas económicas sino riquezas humanas.

La tercera: Convertir el Estado en un facilitador del desarrollo, creando capacidades, oportunidades y garantizando empleos decentes, libertades, respeto a los derechos laborales y derechos humanos.

Las naciones que lo entendieron, lo internalizaron y lo aplicaron son hoy exitosas y diferenciadas por su calidad y seguridad de vida. Se han caracterizado por su desarrollo sustentable, dejando al mercado solucionar  problemas económicos de la sociedad, bajo la supervisión y control del Estado en cuanto al cumplimiento de las normas establecidas para tales fines.  Respetando la propiedad privada y la vida de los habitantes; condiciones propicias para atraer inversiones necesarias para el financiamiento país.

Conclusión: Solo promoviendo el crecimiento económico sostenido, viable e inclusivo, generando pleno empleo  y productivo, y garantizando trabajo decente para todos, tendremos desarrollo humano.

@renenunez51                               Instagram nuñezrodriguezrenejesus  elportachueloderene.blogspot.com (edición 1429)