sábado, 14 de julio de 2018

Sin Derechos Humanos no hay Vida





Los derechos humanos no deberían ser materias de discusión en una sociedad que se valore como democrática y libre. Negarlos o subestimarlos, un crimen de “lesa humanidad” que bajo ninguna circunstancia o coyuntura política societaria ha de aceptarse; pues sería ir contra la propia naturaleza.

La defensa y protección de la vida ha de ser siempre una responsabilidad primaria de toda sociedad política. Cualquiera sea el color o fundamento ideológico que la fundamente. Es la responsable de establecer el imperio  del orden jurídico o de la ley como garantía humanitaria y social.

Le corresponde a ella también asegurar el ejercicio de los derechos sociales fundamentales como el derecho a constituir asociaciones, el derecho a poder comunicarse libremente, el derecho al disfrute de los frutos del trabajo personal y el poder de intercambiarlos por los frutos de otros y, desde luego, los derechos individuales.

Hay derechos que tienen que ver con el desarrollo o  perfeccionamiento de la vida: los cuales han de salvaguardarse; entre otros, el derecho al trabajo, el derecho a la educación, el derecho a la libertad personal, el derecho a la seguridad personal.

Igual los relacionados con el mantenimiento de la vida: como el derecho a la alimentación, el derecho a la salud,  el derecho a la vivienda. Derechos todos ellos que nos llevan al derecho a la vida.

El Estado democrático, la dirigencia política y los ciudadanos, son corresponsables de los esfuerzos mancomunados que siempre han de emprenderse para el aseguramiento de una calidad de vida integral, traducida en prosperidad, seguridad y bienestar individual y colectivo. Con condiciones y oportunidades iguales para todos.

¿Por qué hay tantos gobiernos que no respetan los derechos humanos? ¿Por qué hay tantos dirigentes y ciudadanos que no respetan los derechos de los demás? Preguntas sin respuestas humanas convincentes de los transgresores.

Acá en Venezuela, todos tenemos derecho a prosperar, a manifestar nuestro potencial y a cumplir la misión que nos corresponde a cada uno en este mundo. Tú tienes ese derecho, al igual que el resto.

El gobierno, la dirigencia y los ciudadanos que menosprecian, violan y pisotean los derechos de la personas,  están destruyendo el orden natural de las cosas. Por eso, estamos como estamos.

“La paz sólo puede durar cuando se respetan los derechos humanos, cuando las personas tienen qué comer y cuando los individuos y las naciones son libres.” Dalai Lama. (Edición 1455).

@renenunez51   Instagram renejesusnuñezrodriguez elportachueloderene.blogspot.com  Pueden oírme en “Dialéctica”, lunes a viernes, 8 a 9 am por News 105.3 FM     www.news1053fm.com

domingo, 8 de julio de 2018

Familia, Dios, Trabajo, Salud y Amistad





Para el disfrute de una vida al máximo en paz y con bienestar es necesario el logro de un equilibrio en: lo familiar, lo espiritual, la salud, lo social y el trabajo.

La vida es materia y energía. Cada persona la ve y la vive de una manera completamente diferente, porque las circunstancias de cada una son distintas a las de los demás. Está inspirada en sentimientos, en vencer retos, encontrar felicidad, aprender del pasado en lo que pueda ser útil para el avance, crecimiento y desarrollo humano-social.

LA FAMILIA:
El ser humano aprende a vivir en sociedad desde el núcleo familiar, ahí desarrolla procesos de identificación con sus padres y hermanos. La familia es la célula básica de la sociedad y del desarrollo social. Pues en ese núcleo, donde aprenden criterios, valores y normas de convivencia esenciales para el desarrollo y bienestar de sus propios miembros y para la construcción de una sociedad libre, de respeto, sacrificio, generosa y  solidaria. La sociedad será lo que las familias sean.

LO ESPIRITUAL:
Comparto el criterio como la conexión que hemos de tener con Dios, la naturaleza, y con la parte más profunda de nosotros mismos. Donde cuerpo,  mente y espíritu han de estar en armonía unos con otros. No podemos centrarnos en lo material y descuidar lo espiritual.

EL TRABAJO
Es el motor básico y central en la vida y desarrollo de los seres humanos. A través de él, se obtienen ingresos económicos para satisfacer las necesidades económicas y por su interrelación con otras áreas de la vida. En otras palabras, para sobrevivir. Sin renunciar, en la relación laboral, a la lucha permanente por la defensa del trabajo decente y digno (protección social, eliminación de riesgos, sueldos y salarios justos, etc.).

AMISTAD
Se dice que “El amigo es otro yo”. Dónde  uno se ve reflejado de lo que es uno. De eso se trata la verdadera amistad. Un apoyo social que contribuye a generar sentimientos de aceptación, tanto por parte de la sociedad como por parte de uno mismo. Una sociedad enriquecida de amigos es una sociedad donde se puede vivir en armonía y en paz.

SALUD
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), “la salud es un estado completo de bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades” Cuidar nuestra salud ha de ser una prioridad durante cualquier etapa de nuestra vida. Para estar sano, necesario tener una buena alimentación, realizar ejercicios de manera regular, no consumir sustancias tóxicas o adictivas como el tabaco, alcohol o cualquier tipo de droga y realizar chequeos médicos de manera regular para prevenir o controlar posibles complicaciones. Llegar a la vejez sano, un reto humano individual.

“Conocer a los demás es inteligencia; conocerse a sí mismo es la verdadera sabiduría. Dominar a otros es la fuerza; el dominio de uno mismo es verdadero poder”. Lao Tse.  (Edición 1454).

@renenunez51   Instagram renejesusnuñezrodriguez elportachueloderene.blogspot.com  Pueden oírme en “Dialéctica”, lunes a viernes, 8 a 9 am por News 105.3 FM     www.news1053fm.com

sábado, 30 de junio de 2018

¡Una Venezuela de bien común!





La confusión política-país continúa. La sociedad sigue embrollada  y fracturada en lo que se quiere y en lo que se hace para superar la deplorable e inhumana realidad nacional. Continúa encerrada en su propio laberinto debatiendo temas no trascendentales. Ignorando las causas estructurales de los problemas, sus propias contradicciones y debilidades. Ninguno de los sectores en disputa de liderazgo y poder, se atreve a romper el témpano político. Y convocar un diálogo interno sincero, patriótico, humano e inteligente en aras de construir consensos para definir el tipo de sociedad que queremos y nos merecemos. A sabiendas de que tenemos con qué y cómo hacerlo. ¿O no?

No sé qué tiempo más esperan para abrir ese debate. Eso sí. El tema: la sociedad que queremos y nos merecemos. Personalista, comunitaria y pluralista. Sobre la base de la dignidad y el derecho natural donde cada venezolano sea más independiente en el alcance de su plena libertad espiritual, económica y social.

Ello requiere de una comunicación ascendente y descendente sin complejos ni prejuicios políticos, religiosos, económicos y sociales. Facilitadora del  intercambio y la transmisión de valores y enseñanzas determinantes en el desarrollo de los ciudadanos y de todos los ciudadanos.

Abriendo la discusión del bien común pretendido. No el que algunos grupos de poder procuran hacernos creer, el  que todo se reduce a la suma de bienes individuales, a la satisfacción de necesidades económicas y sociales; no, me refiero, al bien común incluyente también de las satisfacciones espirituales: la familia, el amor, la educación en valores y la amistad.

Entendiendo a la ciudadanía como bien común, como la suma de condiciones de la vida social que permiten que las asociaciones y cada uno de sus miembros alcancen de manera más fácil e íntegra la perfección que les corresponde. En otras palabras, el logro de su propia perfección, la plenitud de las fortalezas de sus vidas.

Si todo eso se logra y lo internaliza cada una de las personas, tendríamos, no cabe duda, mayores y mejores posibilidades como sociedad de contar con dirigentes y autoridades capacitados y probos haciendo bien común. Porque estarán educados para respetar y hacer respetar los derechos fundamentales e inalienables de la persona, sus derechos humanos. Justicia y libertad.

El bien común de y para la ciudadanía. No la preeminencia del Estado sobre los ciudadanos, característica de gobiernos y ejercicios políticos totalitarios. Muchos de ellos, enemigos de los mercados, institución como el de la libertad inherente a la naturaleza humana. Quienes se han atrevido, han fracasado por ir en contra de su misma naturaleza.

Resumiendo, la sociedad que entre todos hemos de construir, es aquella garante del adiestramiento del ejercicio de la ciudadanía, de la política, de la gobernabilidad, del mercado y de las instituciones del Estado para ponerlas al servicio de la gente. (Edición 1453).

@renenunez51   Instagram renejesusnuñezrodriguez elportachueloderene.blogspot.com  Pueden oírme en “Dialéctica”, lunes a viernes, 8 a 9 am por News 105.3 FM     www.news1053fm.com

sábado, 16 de junio de 2018

¿PAZ Y JUSTICIA SOCIAL?





La Paz está asociada al desarrollo. El desarrollo de la persona y de todas las personas. Ello requiere que esas relaciones entre sí estén inspiradas bajo los principios de la justicia social.

Como las sociedades tienen necesidades, aspiraciones y compromisos encontrados, el Estado, el democrático, está obligado a facilitar a los nacionales el diseño de sus proyectos de vida sustentables. Garantizando el sagrado derecho natural y libre de auto determinación y auto realización de sus propios destinos. Asegurando un trato igual a todos ante la norma.

El destino de cada ciudadano se halla vinculado al destino de los demás. El problema surge cuando regímenes de gobierno por razones ideológicas exaltan egoísmos y antagonismos para evitar los equilibrios políticos, económicos, sociales y espirituales en la sociedad. Estimulando sectarismos y fanatismos socavadores de valores, principios morales y éticos, incluyendo, los espirituales.

Lo económico lo plantean como un mal necesario el cual ha de ser destruido, en aras de garantizar la paz y justicia social de los pueblos. No obstante, una élite, muy reducida, desde y con el poder, hacen todo lo contrario explotando  de modo irracional y sin control alguno los bienes de la nación.

La paz no se logra imponiendo la fuerza. Se construye entre todas las personas, aceptándola y compartiéndola. La paz es un derecho existencial y natural. No es propiedad de nadie. Menos de ideologías vendedoras de utopías y engaños humanitarios.

La justicia supone igualdad y ésta infiere, a su vez, que la solución que se da a un caso determinado tiene que ser la misma para todos los casos “iguales”. A las soluciones desiguales, aplicando el mismo principio, ha de darse soluciones desiguales.

Hay padres de familia que parten de la premisa equivocada de que como ellos son justos hay que tratar a los hijos de manera igual. Craso error. Cuando en realidad todos los seres humanos somos distintos.

Cómo el ser humano no tiene toda la capacidad para resolver todas sus necesidades y problemas domésticos, está obligado a sociabilizarse. A formar parte de una comunidad con la finalidad de buscar apoyo para el desarrollo de sus potencialidades, siendo mejor y  haciendo que los otros sean mejores. Dando y recibiendo. Al lograr el equilibrio de dar y recibir, entonces, se podría afirmar que está haciendo justicia social con respeto mutuo.

Resumiendo, la paz duradera se basa fundamentalmente en la justicia social.
“El talento puede dar prestigio, el valor puede dar soldados, la tiranía puede dar esclavos, pero sólo la justicia puede dar la fuerza”. Silvio Pellico. (Edición 1452).

@renenunez51   Instagram renejesusnuñezrodriguez elportachueloderene.blogspot.com  Pueden oírme en “Dialéctica”, lunes a viernes, 8 a 9 am por News 105.3 FM     www.news1053fm.com


sábado, 9 de junio de 2018

¿Cuánto más hay que esperar?





Las encuestas siguen reflejando “in crescendo” la desconfianza y desilusión de los venezolanos por su futuro. El presente que viven, sufriendo, no les ofrece expectativas -siquiera- para un sueño digno.

Los problemas son tantos que superan con creces las tibias y engañosas soluciones de quienes tienen las responsabilidades de resolverlos. La brecha ética y de insatisfacción social les produce frustraciones e inseguridades de todo tipo donde el miedo y terror como estrategia política del régimen hacen de sus vidas pesadillas reincidentes que vulneran sensiblemente su sistema inmune.  

A nivel político se está ante un hielo que nadie se atreve a romperlo por orgullo. Los caminos tomados por ambos bandos (oficialismo y oposición), no cabe duda, han sido equivocados.

Los seres humanos, todos nos equivocamos y quienes no se equivocan nunca han arriesgado nada o porque han sabido ir detrás  de los que van adelante. Ante esta dramática situación humanitaria y por el BIEN SER PAÍS, seguimos invocando e implorando un esfuerzo sincero de todos los sectores para reconocer la gravedad de los problemas políticos, económicos y sociales.

La tarea por delante que nos toca como ciudadanos de bien común es gruesa y compleja. Ignorarla y distanciarnos de ella,  tampoco es la mejor estrategia ciudadana. Comencemos a valorarnos como sujeto, objeto y fin de una sociedad democrática libre y justa. Incorporándonos al ambiente donde solemos hacer vida ciudadana en la construcción del camino de la salvación de todos, incluyendo la recuperación de la democracia que hoy apenas pende de un hilo cada vez más delgado. Siendo auto crítico, los ciudadanos tenemos responsabilidades porque no la hemos entendido en sus bondades y ejercicio como sistema político de vida humana.

Un proceso demasiado complejo por la polarización política. Donde unos parten de la premisa de que transformando constituciones, normas y creando leyes nuevas se logra  cambiar la conducta de las personas. Otros de que con el cambio de gobierno, la situación general se soluciona. No. Señor. Nada de ello resolvería el problema estructural societario si las actitudes y comportamientos de las personas no cambian. Los cambios se logran cuando las personas cambian. De lo que se trata es de asociar e integrar las estructuras sociales materiales con las estructuras sociales mentales. De una escala de valores sólidos que conlleve al bienestar material, social y espiritual. Un camino de luces y de conciencia que considere al hombre como un ser racional, libre, responsable y protagonista de su destino personal. Capaz de garantizar su propia autodeterminación y autorrealización de su vida. (Edición 1451).
@renenunez51   Instagram renejesusnuñezrodriguez elportachueloderene.blogspot.com  Pueden oírme en “Dialéctica”, lunes a viernes, 8 a 9 am por News 105.3 FM     www.news1053fm.com




sábado, 2 de junio de 2018

Ciudadanía y democracia municipal





Escribo esta columna, después de dictar el primer módulo (Desarrollo institucional, análisis de competencias municipales y objetivos nacionales) de la Cohorte XVI del diplomado de Gobernabilidad, Gerencia Política y Gestión de la UCAB, sede de Guayana. Viernes y sábado, dos sesiones sumamente activas e interesantes donde participaron 45 personas (15 mujeres), convencidas de la necesidad de cambios en la entidad política más importante y cercana al ciudadano: el municipio. Todas coincidieron en la conveniencia de la capacitación y el empoderamiento como ciudadanos de los derechos, deberes y obligaciones constitucionales. En las dos jornadas le insistimos que la mejora de la gestión pública, sea nacional, estadal o municipal, es consustancial al perfeccionamiento de la democracia.

La búsqueda de una democracia plena, que se soporte, entre otros, en los derechos de información, participación, asociación y expresión sobre lo público, representa un derecho de participación ciudadana que ha de asumirse y ejercitarse de manera permanente.

Los ciudadanos deben entender que la ampliación y profundización de la democracia como sistema político y, en particular, la democratización de la gestión pública en nuestro país, y en lo que nos ocupa, del municipio,  ha de ser un reto de lucha coherente y perseverante, no solamente para la toma del poder, sino para viabilizar y asegurar los logros del progreso y desarrollo humano integral. El Bienestar social comunitario.

Los vecinos deben exigir sus derechos  de participación en forma individual o colectiva en la toma de decisiones de la municipalidad, en el proceso de fiscalizando, control y ejecución de las acciones en los asuntos públicos y privados, que lo afectan en lo político, económico, social y ambiental, a fin de alcanzar  su pleno desarrollo como ser humano y el de la comunidad en que se desenvuelve.  

No hay dudas que nuestro municipio Caroní, está atiborrado de problemas y de pocos resultados a la vista de las parroquianos, huérfanos de gobernabilidad. Los vecindarios no son tomados en cuenta en la discusión y elaboración de las políticas públicas municipales. Ni en la elaboración del presupuesto operativo y de inversiones anual.

Los problemas de la basura, del transporte, de la inseguridad, de la semaforización, etc., parecieran no ser reconocidos que existen por los que dirigen la alcaldía; agravándolos más.

No hay gerencia política municipal, las 4 funciones medulares de un proceso administrativo no son aplicadas con eficiencia y transparencia: la planeación, el control, la organización y la dirección de los recursos. 

 “Las democracias pueden solo sobrevivir, cuando sean entendidas por sus ciudadanos” Giovanny Sartori. (Edición 1450).

@renenunez51   Instagram renejesusnuñezrodriguez elportachueloderene.blogspot.com  Pueden oírme en “Dialéctica”, lunes a viernes, 8 a 9 am por News 105.3 FM     www.news1053fm.com

sábado, 26 de mayo de 2018

¿Y AHORA ¡PAÍS!?





VENEZUELA somos todos. Suelen afirmar con frecuencia muchos dirigentes oficialistas y opositores en sus discursos políticos. Lo cierto que los hechos nos demuestran todo lo contrario. Pues si amáramos todos a VENEZUELA, ambos bandos debieran comportarse, pensar y hacer todo por todos los venezolanos con respeto y sin parcialidad alguna. Insisto, el Estado, los gobiernos, los partidos y los líderes se deben a los ciudadanos y no al revés como se ha pretendido hacer creer en los últimos tiempos.

Lo que si no hay dudas es la de una sociedad venezolana políticamente dividida en tres segmentos: uno, el representado por el gobierno con sus seguidores y defensores; dos, el dirigido por la oposición como alternativa democrática de cambio para el restablecimiento de la institucionalidad y la gobernabilidad; y tres, el conformado por una ciudadanía mayoritaria que no está de acuerdo con la gestión del gobierno revolucionario ni con la dirección, ejecución y comportamiento del liderazgo opositor; razones que los ha llevado  en progresión a perder la fe en las instituciones, el liderazgo y las organizaciones políticas. Una pérdida desde el punto de vista democrático muy peligrosa que atenta contra el sistema de libertades.

Para las elecciones presidenciales del 20 de mayo, el presidente Maduro  ofreció al electorado lo que no cumplió en su período de casi 6 años: meter la mano a la economía (destruida), declarar la guerra y poner tras las rejas a  delincuentes, bachaqueros y corruptos.

Mientras la oposición, se presentó otra vez fragmentada. Una porción llamó a no votar, bajo la premisa (equivocada e inefectiva) de que la comunidad internacional no reconociendo las elecciones facilitaría el cambio del statu quo “gobiernero”. La otra facción disidente, optó por la participación aun sabiendo las condiciones, el ventajismo, los abusos y las restricciones electorales del régimen. El resultado como era previsible, favoreció nuevamente al oficialismo para un período más con dominio casi absoluto a nivel nacional, regional y municipal.

 Entretanto, el problema existencial y humanitario poblacional seguirá agravándose si no se antepone los intereses del pueblo en general a los de la revolución y a los  intereses personales y grupales de algunos opositores. Una coalición de organizaciones partidistas con estrategias y visiones diferentes y antagónicas.

Nunca habíamos tenido un gobierno tan malo e inhumano como el actual. Pero tampoco como esta oposición: desarticulada, sin dirección y estrategias unitarias. “El único modo de resolver los problemas es conociéndolos, saber que existen. El simplismo los cancela y, así, los agrava”. Giovanni Sartori. (Edición 1449).

@renenunez51   Instagram renejesusnuñezrodriguez elportachueloderene.blogspot.com  Pueden oírme en “Dialéctica”, lunes a viernes, 8 a 9 am por News 105.3 FM     www.news1053fm.com

sábado, 12 de mayo de 2018

Política y ¿legitimación?




La política es hacer las cosas bien y correcta. A veces lo pragmático se impone con tal de buscar soluciones negociadas, viables y pacíficas.
El tema de análisis de esta semana es el de la “legitimidad” en que se apoya la MUD para exhortar a los electores no votar en las elecciones presidenciales del próximo domingo.

Una MUD que decidió por su cuenta transitar de nuevo el camino fracasado de 2005, el de la abstención; decisión que facilitó al gobierno de Chávez acelerar su proyecto autoritario desde la AN (chavista). Fracaso que ningún líder opositor ha tenido el coraje político de admitirlo después de 13 años. 

Nos piden ahora de nuevo pasividad, cuando la vida de los venezolanos está en peligro de muerte  por falta de alimentos, medicina, seguridad,  empleos decentes; además afectados emocionalmente por la ida del país de los seres más queridos en búsqueda de una mejor calidad de vida y segura. Hoy los mismos actores nos piden no votar;  con la promesa de que la comunidad internacional nos va a resolver rápidamente lo que internamente por sus errores y desaciertos estratégicos y de desunión no han podido ellos: la remoción del actual gobierno.

Se alega que votando se está legitimando a Maduro y su régimen. Me pregunto ¿A quién le interesa la abstención? ¿Acaso cuando el asesor de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Roberto Picón; el exalcalde de Lara, Alfredo Ramos, y otros presos políticos como: Betty Grose, Arístides Moreno, Danny Abreu, Andrea Gonzales, Marcos Rada, Jhosman Paredes, Carmen Brion, Rafael Liendo y Andrea Díaz, lo trasladaron a la Casa Amarilla para recibir de la “presidenta” de la Asamblea Constituyente, Delcy Rodríguez, explicaciones de cuáles serían las medidas sustitutivas de libertad que podrían recibir, no fue un acto de legitimación de la ANC? Por cierto, también yo lo hubiera hecho, pues por encima de todo está la vida y la salud para seguir luchando por la misma causa. ¿Acaso los cuatro gobernadores de la oposición venezolana, electos el pasado 15 de octubre, que se juramentaron  ante la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), no fue un acto  de legitimación de la ANC?. Yo también lo hubiera hecho, pues los intereses del Estado y la voluntad del pueblo que los eligió merecían respeto a pesar de la arbitrariedad del régimen. ¿Acaso la salida sorpresiva de Antonio Ledezma con complacencia de ciertas autoridades no fue un acto de legitimación del régimen?. Yo igual lo hubiera hecho, pues la salud de Ledezma lo ameritaba para seguir luchando, ahora desde España. ¿Acaso el acuerdo de paz del gobierno colombiano y la FARC en Cuba no fue un acto de legitimación del terrorismo?. Pero la paz de Colombia lo emplazaba. ¿Acaso la reunión del 12 junio en Singapur entre Donald Trump y King Jong Un, heredero del poder de una de las dinastías más sangrienta del Asia en los últimos 34 años, no es un acto de legitimación de la barbarie política y humana?. Pero el esfuerzo de diálogo y negociación por la paz mundial lo exige. (Edición 1447).

@renenunez51   Instagram renejesusnuñezrodriguez elportachueloderene.blogspot.com  Pueden oírme en “Dialéctica”, lunes a viernes, 8 a 9 am por News 105.3 FM     www.news1053fm.com




sábado, 5 de mayo de 2018

Historia y resultados electorales de estos 26 años…




El martes 4 de febrero de 1992, un grupo de militares ejecutó un intento de golpe de Estado en Venezuela contra el entonces presidente constitucional Carlos Andrés Pérez. El intento golpista lo comandaron cuatro tenientes coroneles del ejército: Hugo Chávez, Francisco Arias Cárdenas, Yoel Acosta Chirinos y Jesús Urdaneta.

Eduardo Fernández, líder de la oposición por Copei en 1992; quien había perdido las elecciones frente a Carlos Andrés Pérez, fue el único dirigente opositor, que en plena intentona golpista dio la cara yéndose  a Venevisión, con el riesgo que ello implicaba, para defender la institucionalidad. La televisora en principio le negó la entrada, al final logró convencerlos para dirigirse al país “condeno en los términos más enfáticos los hechos que están ocurriendo, porque en un país civilizado se cambia con los votos, no a punta de balas”.

Controlado el alzamiento, Caldera dio un discurso en el Congreso Nacional días después muy complaciente con las razones que habrían justificado el levantamiento militar, lo que le permitió, no cabe duda, la victoria para un segundo mandato presidencial. A los dos años de gobierno indultó a los militares golpistas; dos de ellos, Chávez y Arias Cárdenas, tomarían después el poder con votos, el primero la presidencia y el segundo la gobernación del Zulia.

El 2005, Acción Democrática, Copei, PJ, Proyecto Venezuela, entre otros partidos, decidieron retirarse de la contienda electoral parlamentaria alegando desconfianza en el Consejo Nacional Electoral por falta de garantías, condiciones  y por especulaciones de fraude. La abstención electoral alcanzó un 75 por ciento de los votantes inscritos. Esto le permitió al chavismo el control absoluto de la AN y agilizar su proyecto hegemónico.

En las presidenciales de 2013, la MUD unida alrededor de Henrique Capriles y con el mismo CNE, ventajismo, abusos del régimen y “cantos” de fraude, logró 7.302. 641 votos (48,95%) y Maduro 7.575. 506 (50,78%).
En 2015, la oposición (MUD) volvió a presentarse unida a las elecciones legislativas con el mismo CNE, ventajismo y abusos del régimen, logrando 112 curules (7.707.422 votos (64,07%)) y el PSUV 55 diputados (5.559.025 votos (32,93%).

El año pasado en los comicios de gobernadores, la MUD fue dividida por  el llamado de MCM a no votar; resultado: el PSUV obtuvo la victoria en 17 de las 23 gobernaciones que estaban en juego. Luego desconocerían la de AV en Bolívar. Mientras Guanipa tampoco asumió la del Zulia por no ir a la ANC.

Para las elecciones de los alcaldes, la MUD decidió en bloque no participar, resultado: el PSUV se empoderó de más de 300 alcaldías de las 335 en disputa, donde algunos individualidades opositores participaron sumando 26.

Ahora  para las presidenciales del 20 de este mes, la MUD tampoco participará  alegando las mismas razones de siempre. Javier Bertucci y Henry Falcón, entre otros, si  lo harán.  Por mi parte, seguiré ejerciendo mi derecho del voto; no tengo otra arma civilizada y democrática para salir de Maduro. “Entre votar y no votar prefiero votar” (Edición 1445).

@renenunez51   Instagram renejesusnuñezrodriguez elportachueloderene.blogspot.com  Pueden oírme en “Dialéctica”, lunes a viernes, 8 a 9 am por News 105.3 FM     www.news1053fm.com




domingo, 29 de abril de 2018

¿Sociedad o Estado fallida?




Las sociedades tienen necesidades, aspiraciones y compromisos. El “deber ser” de todo Estado democrático serio y responsable es el de satisfacer los requerimientos de los ciudadanos, a quienes se deben. 

Los poderes públicos de manera coordinada, autónoma e independiente, son los responsables de velar por el cumplimiento, la transparencia y eficacia de la gestión pública.

Los ciudadanos, por su lado, tienen una corresponsabilidad determinante que es la de elegir periódicamente mediante el voto los rectores de sus destinos nacionales, regionales y municipales. Aquí hemos de hacer una precisión teórica práctica autocrítica: una cosa es votar y otra es elegir. Cuando se vota al azar, sin evaluación previa de las capacidades, experiencia, valores morales y éticos de los candidatos, la población corre un alto riesgo de no contar con gobiernos decentes y eficientes durante el mandato. Cómo en efecto nos ha ocurrido en las últimas décadas; en especial los últimos veinte años, una gobernabilidad catastrófica en lo humano social.

La ONU define la gobernabilidad como la capacidad que tienen las sociedades de elaborar políticas consensuadas y dirimir sus conflictos de manera pacífica. Si lo aplicamos al régimen de turno; podemos afirmar sin temor a equivocación: no existe gobernabilidad. Menos Estado de Derecho, capaz de garantizar los servicios básicos de alimentación, salud, seguridad y educación de los venezolanos.

Se aprecia una “in crescendo” erosión de las autoridades: nacional, regionales y municipales. Una incapacidad para dar respuestas oportunas, diáfanas y eficientes. Con un mandatario nacional imposibilitado para relacionarse  e interactuar con otros jefes de gobiernos o Estados. Hasta tal punto que en la recién realizada Cumbre de las Américas de Lima, Perú, fue el único que no fue invitado. Por atribuírsele un uso excesivo y sin control alguno de la fuerza frente a sus propios nacionales, que no han dejado de protestar y exigir respeto a sus derechos civiles, económicos, sociales y humanos.

El fracaso político, económico y social es evidente y se ve reflejado en la propagación de una miseria y pobreza que de no haber una rectificación pronto, será generalizada y nefasta. Dos indicadores nos confirman ¿Dónde estamos?  ¿Cómo estaremos a finales de 2018?: una inflación de 15.000% y un P.I.B. (-15%). Ninguno de los 194 países del mundo, tendrá este año resultados como los de Venezuela.

Resumiendo, hay una creciente huida crónica y masiva de compatriotas, una crisis económica grave; una criminalización y deslegitimación del Estado; un deterioro progresivo de los servicios públicos; una violación constante y general de los Derechos Humanos; un aparato de seguridad que supone un ‘Estado dentro del Estado’. (Edición 1444).

@renenunez51   Instagram renejesusnuñezrodriguez elportachueloderene.blogspot.com  Pueden oírme en “Dialéctica”, lunes a viernes, 8 a 9 am por News 105.3 FM     www.news1053fm.com




sábado, 21 de abril de 2018

PODER, SABER Y QUERER




La situación país es inquietante. Una realidad que refleja hacia donde han querido llevarnos quienes asumieron el poder en 1999 con el pretexto de hacer justicia social, una justicia social que sigue en deuda; por el contrario injusticia a todo nivel es lo que se ha propagado.

El Estado está viciado y parte de la sociedad igual contaminada. Hablan de esfuerzos en la construcción de la felicidad social sin resultados tangibles.  Confundiendo la conflictividad con una paz social de apariencia.   

Ningún gobierno o grupo político tiene más dignidad que otro. La primera condición para el cese del caos social en marcha es entender la obligación de gobernar para todos y no para un solo sector, a quienes se les exige sumisión con sacrificios humanos inaceptables desde todo punto de vista. Fidelidad incondicional a un modelo político controlador, improductivo, injusto y excluyente.

El respeto mutuo de gobernantes y gobernados ha de rescatarse como condición sine qua non para poder encontrar los espacios de convivencia social. Se hace necesaria una real participación más social y más democrática de todos los sectores. La igualdad entre ciudadanos  supone la eliminación de la discriminación ideológica para recibir los servicios públicos del Estado.

Supone también una sociedad con derecho a establecer relaciones políticas, económicas y sociales  distintas entre sus personas. De lo que se trata es de hacer una comunidad nacional cónsona y fuerte para que todos los ciudadanos puedan llevar una relación y existencia humana libre, equilibrada y justa.

Se requiere de un liderazgo con capacidad (Poder), conocimiento (Saber) y voluntad de logros (Querer)  para hacer viable la armonía, el progreso y desarrollo humano a fin de facilitar el tránsito del camino del bienestar, la seguridad y la justicia.

La Venezuela traumatizada y catastrófica de hoy, nos llama a obrar con sentido común, humano y justo; pues el futuro de las nuevas generaciones nos condenará si no actuamos de buena fe y con decencia para establecer la institucionalidad y el bien común.

El cuento revolucionario fracasó y estar por terminar.  Ignoró el humanismo social dividiendo la unidad familiar, creando antagonismos, odios y resentimientos de clases. (Edición 1443).

“Nadie puede usar la palabra progreso si no tiene un credo definido y un férreo código moral.… Porque la misma palabra "progreso" indica una dirección; y en el mismo momento en que, por poco que sea, dudamos respecto a la dirección, pasamos a dudar en el mismo grado del progreso”. Gilbert Keith Chesterton.

@renenunez51   Instagram renejesusnuñezrodriguez elportachueloderene.blogspot.com  Pueden oírme en “Dialéctica”, lunes a viernes, 8 a 9 am por News 105.3 FM     www.news1053fm.com




sábado, 14 de abril de 2018

Diálogo y reflexiones país




Voy a insistir en un tema muy trillado en los últimos años en nuestro país, me refiero el del diálogo. Un diálogo con pocos defensores y creyentes. Los tres intentos que ha habido entre el gobierno y la oposición, no han tenido éxito. Simplemente porque las partes no han tenido la voluntad y el convencimiento de sus bondades para resolver la grave crisis política país, principalmente el gobierno, como responsable directo de la tragedia económica-social-humanitaria por la terquedad ideológica de mantener un modelo político que no crea riqueza sino pobreza.

Por el lado de la oposición, la dirigencia  no termina de reflexionar en positivo ni asumir la unidad como una estrategia política de fuerza mayor para seguir avanzando en un proceso político, nada fácil pero tampoco imposible, que restaure los derechos, los deberes y las obligaciones constitucionales de la República y la gobernabilidad.

Se ha llegado a otras elecciones, las presidenciales, las más esperada y anhelada por la mayoría de los venezolanos y, de nuevo, encontramos una oposición dividida  en cuanto a la decisión de participación o no en los comicios del 20 de mayo. Unos decidieron ir, otros, la mayoría, apostaron por la abstención. Más allá de las razones válidas que cada grupo sostiene, la realidad es que una vez más al régimen se le continúa facilitando la permanencia en el poder. Justo cuando el 80% de los venezolanos no lo quieren y exigen un cambio urgente en la conducción de sus destinos.

Ante esa escenario fatalista y realista, solo nos queda como ciudadano exhortar al liderazgo alternativo, a que  a partir del 21 de mayo inicie un diálogo plural, amplio, decoroso, sincero, digno, constructivo alrededor de un solo objetivo, el de la recuperación de la institucionalidad democrática   y de la economía. Un diálogo que debe comenzar por casa para poder influir e incidir en el otro, el nacional.

Cabe recordar igualmente, las estructuras jurídicas son necesarias e indispensables; sin embargo,  no cambian a los ciudadanos sí los ciudadanos no han cambiado su forma de pensar y hacer ciudadanía.

Crear confianza ha de ser el nuevo reto político opositor. No se le puede pedir a la gente confianza si los dirigentes no inspiran confianza. Nadie da lo que no tiene. Cómo van a pedir fe a las instituciones si ustedes no creen en ellas.

Finalmente en la política, el sistema de valores es esencial para que no se convierta en politiquería, frustración y pueda ésta servir, como es su finalidad, a los ciudadanos a quienes se deben. (Edición 1442).

“El diálogo, basado en sólidas leyes morales, facilita la solución de los conflictos y favorece el respeto de la vida, de toda vida humana. Por ello, el recurso a las armas para dirimir las controversias representa siempre una derrota de la razón y de la humanidad.”  Juan Pablo II.

@renenunez51   Instragram  renejesusnuñezrodriguez
elportachueloderene.blogspot.com  Pueden oírme en “Dialéctica”, lunes a viernes, 8 a 9 am por News 105.3 FM     www.news1053fm.com




sábado, 7 de abril de 2018

Cumbre de las Américas




Este 13 y 14 de este mes se estará desarrollando en Lima, Perú, la VIII Cumbre de las Américas. La primera se hizo en Miami del 9 al 11 de diciembre de 1994, con el objetivo de integrar a todos los países del continente, con excepción de Cuba por el régimen anti democrático castrista.

Un foro donde participan  jefes de gobiernos de los Estados americanos para tratar temas diplomáticos y comerciales de importancia a nivel de la región. Desde sus inicios, George Bush padre y luego Bill Clinton como respuesta al proceso de unificación de Europa (UE), fueron los impulsores de la iniciativa de creación de una área de libre comercio de las Américas (ALCA).

El ALCA, debió haber entrado en vigor en el mes de enero de 2005, pero no consiguió el consenso necesario en la IV Cumbre de Mar de la Plata en Argentina.  Un grupo liderado por Néstor Kirchner, Lula Da Silva, Evo Morales, y Hugo Chávez Frías, enarbolando las banderas de la antiglobalización, el adefesio ideológico,  hoy fracasado, “Socialismo del Siglo XXI”; además de la influyente y poderosa chequera petrolera venezolana, se conjugaron para boicotear e impedir  la firma del acuerdo del ALCA. Con la frase de Chávez  “ALCA, al carajo…” quedó enterrado todo el esfuerzo de este proyecto; tema que desapareció posteriormente de la agenda política regional.

A partir de ese fracaso, Estados Unidos reorientó el tema y comenzó a firmar acuerdos de Libre Comercio con países voluntarios e interesados en la relación comercial bilateral como fueron: Canadá, México, Chile, Panamá, Colombia y Perú. ¿Causalidad o casualidad? lo cierto es que los países latinos que lo suscribieron han venido los últimos años mejorando sostenidamente en positivo el producto interno bruto  (+PIB) y controlando los desequilibrios económicos. Venezuela, por su lado, optó el camino de las alianzas con los países del ALBA y, el del “trueque”  con países de otros continentes.  Los resultados económicos, sociales y productivos no solo están en rojo sino que han producido una crisis humanitaria de proporciones incuantificable, jamás conocida en toda la historia republicana y en la del mundo de hoy.

Para la Cumbre del fin de semana de Lima, el gobierno de Venezuela no fue  invitado; y por los que se ha ventilado en los corrillos de la diplomacia latinoamericana, uno de los temas prioritarios será nuestro país por la precariedad del sistema democrático, la crisis humanitaria y las reiteradas violaciones de derechos políticos y humanos.

Ironía de la vida, hace 13 años, el gobierno venezolano era todo aplauso y solidaridad continental; hoy ni invitado ha sido y sin apoyo de gobiernos de los que hasta hace poco eran sus aliados incondicionales en Unasur y Mercosur. (Edición 1441).

“En un mundo de libre comercio y democracia, no hay incentivo para la guerra y la conquista.” Ludwig Heinrich Edler Von Mises.

@renenunez51   Instragram  renejesusnuñezrodriguez
elportachueloderene.blogspot.com  Pueden oírme en “Dialéctica”, lunes a viernes, 8 a 9 am por News 105.3 FM     www.news1053fm.com