viernes, 13 de julio de 2012

Recuerdos de SIDOR…



  A PROPÓSITO de la celebración de la Primer Colada de Sidor hace 50 años, como ex sidorista capacitado y empleado durante 25 años por esta factoría, no puedo dejar de expresar mi desagrado y descontento por el estado actual de descomposición técnica, administrativa, moral y ética en que se encuentra sumida la otrora segunda empresa más productiva e importante del país después de PDVSA, no solo en cuanto a generación de empleos y dinero sino también en materia de fuente de desarrollo regional.
  Nuestra siderúrgica fue siempre considerada como fuente alternativa al desarrollo petrolero; si bien no logró un desarrollo “aguas abajo” sostenido en el tiempo, no es menos cierto propició la  construcción del sector metalmecánico y de comercios privados en la zona para satisfacer parte de la demanda de bienes y servicios requeridos.
  No hay duda, que la construcción del Plan IV de Sidor fue una de las obras más importantes construidas en América Latina durante la década de los setenta. La demanda de profesionales, técnicos, artesanos y trabajadores en general para emprender semejante proyecto superó la oferta del mercado nacional; razón por la cual hubo que desarrollar una estrategia de captación de recursos humanos por toda  Latinoamérica, muy exitosa. Oleadas de trabajadores de: Colombia, Perú, Argentina, Brasil, México, Chile, entre otros países, contribuyeron hacer realidad esta majestuosa obra construida casi a tiempo programado. A esta mano de obra calificada de latinos, se le sumó la suministrada -vía contratación- por compañías multinacionales de: Estados Unidos, Alemania, Francia, Italia, España, Suiza, India, Japón, Bélgica, Inglaterra, Polonia, quienes prestaron servicios en todas las etapas del proyecto: diseño, asistencia y consultoría técnica, construcción, ejecución, montaje, inspección, pruebas, hasta la recepción provisional y definitiva de las plantas del moderno complejo ampliado siderúrgico.
  Quienes tuvimos la suerte de trabajar todo ese tiempo en la Gerencia de Construcción del Plan IV, tuvimos la suerte de aprovechar esa extraordinaria experiencia de trabajo junto a tanta gente preparada, con culturas, hábitos, costumbres, idiomas, nacionalidades diferentes. Un aprendizaje único  e irrepetible.
  De esa experiencia siderúrgica, sería mezquino sino reconociera los méritos de dos personas claves en toda esta historia: la primera, la del expresidente, ya fallecido, Carlos Andrés Pérez, por la valiente y oportuna decisión tomada para ordenar la ampliación y modernización de Sidor. La Segunda, la del Ingeniero, Edgar Marshall, aragueño, escogido por CAP como responsable para gerenciar este macro proyecto. Edgar, estuvo a la altura del compromiso, su mentalidad retadora y moderna, convencido del trabajo en equipo, su mente abierta para oír las mejores ideas, exigente en el control del plan maestro general, facilitó para que CAP antes de irse de la presidencia inaugurara el Plan IV de Sidor como se había prometido.
  Otra distinción especial, que me merece consideración y respeto fue la valiente decisión de Rafael Caldera de privatizar a Sidor por la situación financiera comprometida de la República generada por la baja de precio del barril del petróleo -ese entonces-  el cual llegó a 8 $ por barril. No tenía otro opción y se hizo por el bien y para el bien del estado y de los venezolanos. Los resultados posteriores lo confirmaron, cuando los propietarios mayoritarios privados la reflotaron y la pusieron a ganar a los dos años de recibirla en resultados en rojo. Con la llegada de la revolución chavista Sidor fue estatizada de nuevo. Desde entonces, ha estado dando pérdidas. Su anterior misión de “producir acero a precios competitivos, en oportunidad y con calidad a satisfacción de los clientes”, se cambió a “empresa social, a satisfacción de la revolución socialista comunista del siglo XXI”. Esa es la cruda realidad.
Internacionalista.  (Edición 1209)
 @renenunezr       Pueden oírme en Diplomacia de Micrófono de 7 a 8 AM por Skandalo 106.9FM            http//:elportachueloderene.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario